5 tips para elevar tu inteligencia emocional

La inteligencia emocional es la herramienta más poderosa para el éxito, no sólo en las relaciones románticas, sino también en el negocio.

Durante la década de los 90 la inteligencia emocional fue considerada prácticamente un superpoder, ya que se poseía que le gante que la tenía no sólo era capaz de identificar estados emocionales, sino que también podían conectarse con la gente.

¿Pero es realmente tan maravillosa la inteligencia emocional? ¿De verdad es mucho más importante que el cociente intelectual? Y si lo es, ¿cuál es la manera más sencilla de desarrollarla?

1. Seguirlas acciones, no las palabras

Cuando se contrata a alguien no se pone mucha atención a sus frases sobre la contabilidad o el trabajo duro. En lugar de eso, se busca una sólida trayectoria para ver si entregan las cosas a tiempo, hacen llamadas o si cierran tratos. En los negocios y asuntos personales hablar no vale la pena.

2. Analizarse

Todos somos seres emocionales y a veces pequeñas cosas pueden convertirse en grandes problemas sin necesidad. La gente inteligentemente emocional sabe cómo poner pausa antes de crear una dificultad de la nada.

¿Alguien interrumpió una junta? En lugar de quejarse de eso o planear una venganza, hay que considerar que esa persona está distraída por asuntos personales en su casa. Hay que superarlo y darle el beneficio de la duda.

3. Tener la meta final presente

Aquellos que tuvieron éxito en su vida y en los negocios vigilan lo que es importante. Esto significa dejar ir cosas insignificantes y baches en la carretera que se presentan todos los días.

Cuando se tiene la meta final como prioridad, es más fácil negociar con un cliente difícil, crear sociedades exitosas y enfocar tu energía en lo que es valioso sin desviarte por pequeñas molestias.

4. Deshacerse de las toxinas

Los buenos negocios se alimentan de buena energía. La gente negativa puede destruir una organización. Los emprendedores con inteligencia emocional alta saben que hay suficiente gente positiva en el mundo y que no tienen la necesidad de gastar energía al tratar con los tóxicos.

5. Mantenterse conectado

Sólo porque una relación termina no quiere decir que se deba destruir el puente. Aunque un trato se caiga, hay que hacer el esfuerzo para tomar el camino pesado y mantener la conexión viva. Nunca se sabe cuándo se cruzará con ellos otra vez o si se les necesitará en un futuro.

Vía: Entrepreneur

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados