6 consejos para no acabar con la moral del grupo en el trabajo, según LinkedIn

Descubre aquí cuáles son las peores prácticas en el trabajo que ‘matan’ la moral del grupo y ahuyentan a los buenos empleados.

¿Qué nos hace feliz en el trabajo? Tal vez tengamos un gran jefe que da la libertad de ser creativo, que recompensa por hacer un esfuerzo adicional y ayuda a alcanzar nuestras metas profesionales.

Pero es increíble la frecuencia con que se escucha a gerentes quejándose que sus mejores empleados dejan sus puestos, y razones no les falta: pocas cosas son tan costosas y perjudiciales como ver a buenos trabajadores irse de la empresa.

Así lo señala Travis Bradberry, experto en gestión laboral, autor de “Inteligencia emocional 2.0” y presidente de TalentSmart en una nota en LinkedIn, agregando que los gerentes suelen culpar de sus problemas a los demás ignorando el foco del problema: la gente no deja sus empleos, deja a los gerentes.

Así que a continuación, descubre cuáles son las peores prácticas en el trabajo que ‘asesinan’ la moral del grupo y ahuyentan a los buenos empleados.

1. Explotar a la gente

Nada desgasta más a los buenos empleados que el exceso de trabajo. Es tan tentador hacer trabajar duro a los mejores que los gerentes suelen caer en esta trampa. El exceso de trabajo de los buenos empleados es desconcertante para ellos, ya que les hace sentir como si están siendo castigados por su gran rendimiento. Dar a los empleados demasiado trabajo también es contraproducente.

2. Frenar el progreso de la gente

Si se está buscando una oportunidad profesional, y el jefe no está dispuesto a dejar avanzar en la carrera profesional, su entusiasmo está destinado a caer. Y es que quitar oportunidades de progreso es un serio asesino de la moral. Y es que cuando se tiene un empleado talentoso, el trabajo del gerente es seguir buscando áreas en las que pueden mejorar para ampliar su conjunto de habilidades y ampliar su carrera.

3. Buscar culpables

Un jefe que es demasiado orgulloso para admitir un error o que señala culpables frente al grupo crea una cultura que está plagada de miedo y ansiedad. Es imposible dar lo mejor de su trabajo cuando uno está preocupado. En lugar de señalar con el dedo a alguien cuando algo sale mal, los buenos gerentes trabajan en colaboración con su equipo y se centran en las soluciones. Eso es liderazgo.

Te puede interesar: 7 reglas estúpidas en el trabajo que molestan a buenos empleados

4. Amenazar con despedir a gente

Algunos gerentes usan las amenazas de despedir gente para mantener a todos bajo control y ‘asustarlos’ para que rindan más. Esta es la peor manera de ‘motivar’ gente. Las personas que se sienten desechables no dudan en buscar otro trabajo donde serán valorados y recibirán el respeto que merecen.

5. No dejar que la gente haga lo que les apasiona

Los empleados talentosos son apasionados por su trabajo. Dar oportunidades para que hagan lo que más les gusta mejora su productividad y aumenta la satisfacción en el trabajo, pero muchos gerentes quieren que la gente trabaje dentro de una pequeña caja. Los estudios han demostrado que las personas que son capaces de hacer lo que les apasiona en el trabajo experimentan un estado de ánimo eufórico que es cinco veces más productivo que la norma.

6. No felicitar cuando lo amerita

Es fácil subestimar el poder de una palmadita en la espalda, especialmente con los trabajadores de mejor desempeño que están intrínsecamente motivados. Los gerentes necesitan comunicarse con su gente para averiguar qué les hace sentirse bien y luego recompensarlos por un trabajo bien hecho. Con los mejores empleados, esto sucederá a menudo si el gerente hace lo correcto..

Vía: Gestion

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados