7 claves para detectar señales de violencia en la empresa

7 claves para detectar señales de violencia en la empresaSi alguna vez te has enfrentado a chismes, gritos o un ambiente de trabajo lleno de quejas en las empresas, todas estas son señales de violencia laboral y que no se necesita recurrir a los golpes para ser consideraro un problema real.

De acuerdo con Michael Staver, coach ejecutivo identifica los indicios que pueden llevar a una persona a cometer actos violentos en el trabajo, para evitar que ocurra:

Exceso de quejas: Esta puede ser la primera muestra de que hay algo generando un descontento fuerte en un compañero o equipo que podría desencadenar una crisis mayor, sobre todo si la persona en cuestión por lo regular se muestra contenta con su trabajo.

Ensimismamiento: Cuando un trabajador se encierra y aleja del resto del mundo, pero antes no lo hacía, demuestra que puede estar teniendo problemas para manejar una emoción fuerte.

Cambios drásticos de conducta: Es conveniente estar muy atento si tienes un compañero que por lo general es introvertido y de repente empieza a bromear o por el contrario, alguien muy sociable empieza a guardar silencio. Esto podría ser muestra de que algo en su vida lo está afectando mucho.

Patrones obsesivos en las conversaciones: Hay que estar alerta cuando un compañero empieza a despotricar contra las injusticias de la oficina o ese compañero que siempre se sale con la suya, pero lo hace en un volumen que sea fuera de lo normal.

Exigencias poco razonables: Cuando un trabajador se impacienta y exige una respuesta inmediata, aun cuando sabe que una tarea toma tiempo, puede ser un buen momento para tener una charla sobre lo que le genera estrés y cómo puedes ayudar a manejarlo.

Insultos personales: Cuando un colaborador empieza a faltar el respeto de forma personal y los ataques verbales se hacen más agresivos, puedes estar seguro de que está llegando al límite de la escalada de emociones.

Amenazas: Una vez que se llega a este punto, se entra en los límites de la tercera fase de violencia laboral de Staver. Puede parecer lógico, pero el especialista dice que muchos empleadores prefieren ignorar este tipo de señales. Muchas veces cuando una persona trata de intimidar a otra con este tipo de ultimátum es porque ya lleva tiempo pensando en qué hacer y cómo lograrlo.

Fuente: Alto Nivel

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion