7 cosas que no debes imitar por nada del mundo de los “workaholics”

Trabajar en exceso sin obligación explícita de ello no sólo puede ser contraproducente para la salud, sino además que esconde una auténtica adicción.

workaholics

La adicción al trabajo (también denominada con el término anglosajón workaholics) se caracteriza por una necesidad excesiva e incontrolable de trabajar de manera constante, y que es un comportamiento que puede dañar la salud física y emocional, así como en las relaciones sociales.

De tal modo que las personas con adicción al trabajo suelen trabajar “sin obligación” explícita ni implícita fuera de horas, dedicando un tiempo excesivo a su labor profesional y sintiéndose mal si no lo hacen. Este hecho hace que muestren desinterés por otras facetas de su vida como hobbies o relaciones personales.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Precisamente, en el mundo marketero, donde el estrés está a la orden el día, los “workaholics” se cuentan por miles. Así que ofrecemos las principales señales de identidad de los workaholics que no se deben imitar:

1. No disfrutan de su tiempo libre

Los “workaholics” dejan de disfrutar de su tiempo libre para trabajar por lo que no les interesa disfrutar de sus días de vacaciones y organizan sus vidas para trabajar más, no menos.

2. Trabajan más tiempo

Estas personas invierten trabajando más tiempo del inicialmente previsto. A veces ellos se levantan temprano un sábado con la intención de trabajar durante la mañana, pero al final lo que iban a ser sólo unas horas de trabajo se convierten en una jornada laboral completa (y con horas extra).

Te puede interesar: Descubre aquí si eres adicto al trabajo

3. Es una vía de escape

Los “workaholics” trabajan para reducir sus sentimientos de culpa, ansiedad, impotencia y depresión. Para ellos, el trabajo constituye una vía de escape. Mientras están trabajando, se olvidan de las emociones negativas que les invaden lejos del trabajo.

4. No escuchan consejos

Los “workaholics” no escuchan a quienes les dicen que dejen de trabajar. De manera similar a otros adictos, los “workaholics” hacen caso omiso de los consejos de los demás y llegan al extremo de mentir sobre las horas que pasan de verdad en la oficina.

5. Se estresan fácilmente

A este tipo de personas se estresan fácilmente si les prohíben trabajar. Un “workaholic” difícilmente se relajará en la playa. Es más, es muy probablemente que su ansiedad aumente.

6. Dejan de lado los hobbies

Las personas adictas al trabajo dejan de lado hobbies y actividades de ocio por culpa de su trabajo, ya que su labor está siempre por delante de las aficiones.

7. Sufren problemas de salud

Los “workaholics” sufren problemas de salud debido a su trabajo, como falta de sueño, el estrés y la ausencia de relaciones interpersonales son sólo algunos de los problemas que hacen mella en su salud.

Vía: Marketing Directo

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL