7 cosas que nunca un emprendedor debe olvidar

Para consagrarse como un emprendedor exitoso en el mundo de los negocios hay ciertas claves que no debe olvidarse en su camino hacia la independencia financiera.

Mucha gente piensa que un emprendedor desarrolla su producto y alcanza el éxito prontamente, lo cierto es que el camino es mucho más duro; por esta razón te presentamos algunos aspectos que el emprendedor nunca debería olvidar.

La realidad es que el emprendedor tiene que pasar mucho tiempo trabajando, perfeccionando su producto, buscando inversión, clientes y proveedores, seduciendo al público de que su producto realmente es importante, etc.

En fin, una gran cantidad de trabajos que, en muchas ocasiones, la gente olvida. Y tú, como emprendedor, no puedes olvidarlos. Por lo tanto, creo que es importante que leas este artículo, para que tengas los pies en el suelo.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


1.  La materia prima es el cerebro

Lo primero que no debe olvidar nunca es que la materia prima del emprendedor no es otra cosa que su cerebro. Es importante entender esto, porque si se piensa que la materia prima del emprendedor es algo ajeno a él, entonces siempre cabe poner alguna excusa, diciendo que no puedes emprender porque te falta “eso” que necesita. Además, si se ejercita y se potencia el cerebro ayudará a tener más y mejores ideas, lo que permitirán conseguir ideas de negocios mucho más rentables.

2. El tiempo es el mejor aliado y a la vez el enemigo

Un segundo problema que lo olvidan o, directamente, no lo consideran, es que el tiempo es muy relevante en los procesos productivos, por lo que puede ser tanto un aliado como el enemigo. Este es un error, por cierto, que no está presente únicamente en los emprendedores, sino también en los empresarios novatos.

Hay que entender que, aunque se tenga una gran cantidad de clientes demandando un producto que se ha creado, se puede llegar a quebrar si no se organiza bien el proceso productivo. ¿Por qué? Sencillamente, porque esos productos diseñados y que están demandando a gran escala, necesitan un tiempo concreto para producirse. Así que, en definitiva, se recomienda tener cuidado con el factor tiempo, tantas veces olvidado, pero tan importante en el mundo del emprendimiento.

3. Trabajar en equipo es importante

Otro aspecto que olvidan, especialmente aquellos que tienen un perfil más técnico, es del de trabajar en equipo. Muchos sienten que son capaces de hacerlo todo, porque, de hecho, lo han tenido que hacer todo durante mucho tiempo. Sin embargo, al llegar a un cierto nivel, hay que empezar a delegar los trabajos en terceras personas, y eso siempre resulta complicado.

Y es que tener una cierta capacidad de trabajo en equipo ayuda a poder liderar esos espacios de diferentes personas trabajando, consiguiendo limar asperezas y haciendo que el trabajo salga adelante.

4. ¿Necesitas inversión o clientes?

Este es un punto importante que no tienen claro ni los emprendedores ni los empresarios. No siempre se necesita inversión para que un proyecto se vuelva rentable. En ocasiones, lo que se necesita son clientes.

¿A qué nos referimos con esto? Piensa, por ejemplo, en el que hay una tienda online que está vendiendo flores para enviar a domicilio, y que quiere crecer para enviar sus productos no solo a toda el país, sino también al extranjero. ¿Se necesita inversión, en ese caso? ¡No! El problema de ese negocio es que todavía no tiene los suficientes clientes para conseguir el dinero necesario para realizar la inversión. Pero el modelo de negocio ya está funcionando.

Te puede interesar: 10 pasos para emprender con menos preocupaciones y más éxito

5. Estudiar a la competencia, pero no mucho

Este es un problema en el que la mayor parte de los emprendedores pecan: el estudio de la competencia. Evidentemente, estudiar a la competencia es importante, porque, en el caso de conocerlo se puede orientar mejor el trabajo para suplir aquellas faltas que la competencia tenga, y, con ello, atraer hacia el emprendedor a una buena cantidad de clientes no satisfechos.

Sin embargo, muchos emprendedores se centran exclusivamente en su negocio, y no se fijan en la competencia por lo que estarán perdiendo información, pues no se sabrá qué ha hecho bien la competencia, y, por lo tanto, no se puede innovar en ese campo. Y una vez que se haya investigado a la competencia y se haya descubierto lo suficiente, se puede pasar a centrarse en el proyecto.

6. La vida va más allá del negocio

La vida no se reduce a tu negocio. Existen otros elementos importantes en la vida que no se debe descuidar. Y no se debe hacerlo por el valor que tienen en sí mismos, como en la medida en que pueden afectar al negocio.

Temas como la familia, los amigos, el buen vivir, la cultura, el ocio, etc. son elementos imprescindibles para el desarrollo personal y humano, y no se debería descuidarlo por el hecho de estar emprendiendo. La vida es demasiado bonita como para no disfrutarla.

7. La idea no puede ser tan buena

Las ideas de los emprendedores suelen ser como trofeos valiosos que no quieren dejar escapar, pero no siempre son buenas ideas. Se tiene que mantener la cabeza fría y tener siempre como una posibilidad que la idea, realmente, no valga la pena. Es una realidad que está ahí y, aunque sea dura, conviene no perderla de vista.

Sin embargo, las ideas no son lo más importante. Sino lo más importante es el talento del emprendedor, su actitud, y su capacidad para ejecutar las ideas que se tiene en mente, independientemente de lo buenas o malas que éstas sean.

Así, no tener temor de rechazar las ideas que se tengan y de creer que no son tan buenas como se pensaba en un principio. Simplemente, se debe tomar la siguiente, y ponerse a trabajar en ella.

Vía: es.shopify.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments