7 cosas que puedes aprender en 10 minutos y que mejorarán tu negocio

En cualquier momento y para cualquier situación, la habilidad de aprender rápidamente será una cualidad que ayudará a ganar dinero. Pero y si no la tiene, ¿cómo desarrollarla?

Es muy común que todo emprendedor cuando está inmerso en el quehacer diario de las actividades de su negocio se “diluya”  en el tiempo sin darse cuenta que muchas veces  hay algunas cosas que se puede aprender de una forma rápida.

Y esto porque dichas acciones pueden tener un impacto importante en su vida, tanto en el ámbito empresarial, personal y profesional (siempre y cuando se decida aplicarla). Sobre todo, las que tienen que ver con la productividad.

1. La técnica Pomodoro

La gestión del tiempo es muy importante. Todos los emprendedores tienen el mismo tiempo a lo largo del día. Cómo se gestiona ese tiempo es lo que distingue a quienes van a tener más éxito de quienes no lo tendrán.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


La Técnica Pomodoro consiste en organizar las tareas diarias en intervalos de 25 minutos, provocando así, que se obligue a concentrarse intensamente en la tarea que se está haciendo. Los pasos para aplicar correctamente esta técnica serían:

1. Decidir la tarea que vas a realizar.
2. Poner el reloj o cronómetro a 25 minutos para que nos active una alarma pasados esos 25 minutos.
3. Trabajar en la tarea con la mayor concentración e intensidad posible sin ningún tipo de interrupción hasta que la alarma suene.
4. Tomar una pausa de 5 minutos.
5. Cada cuatro series (pomodoros) toman una pausa más larga de unos 20 ó 30 minutos.

2. Aprender a planificar a futuro

Suena obvio la importancia de planificar a futuro, tanto si se habla de metas u objetivos en la vida. También suena obvio la importancia de la planificación semanal y diaria, pero por algún motivo prácticamente nadie planifica al detalle.

Si se quiere notar cambios en la productividad y tener buenos resultados, se debe comenzar desde hoy a planificar la semana con las prioridades de lo que se debe hacer en primer lugar. De esta forma, no se pierde tiempo pensando en lo que se debes hacer al comenzar. Ea una forma de mantener el foco en todo momento en lo que realmente es importante, evitando distracciones y pérdida de tiempo.

3. Descansar cada cierto tiempo

Cuando se planifique el día, hay que dejar algunos espacios en blanco para descansar. Y es que el cuerpo y la mente necesitarán pausas para recuperar energía. Se debe recordarque descansar no es sinónimo de perder el tiempo. Se puede el periódico preferido durante 15 o 20 minutos, tomar un café al aire libre o tener una charla agradable. No abusar de las pausas y evitar interrumpir a otras personas mientras se distrae.

4. Dedicarse a atender un tema a la vez

Si se cree que ser multitareas es una ventaja, se está equivocado. La correcta planificación de las actividades y la firme decisión de atacar primero las tareas más difíciles permitirá a tener la capacidad para atender un solo tema cada vez. El objetivo es que realmente concentrarse para resolver problemas o planear nuevos negocios o procedimientos. Además, se hará en menos tiempo. En lo posible, evitar distracciones y guiarse por la agenda de trabajo.

Te puede interesar: 10 hábitos que toda persona exitosa tiene

5. Aprender técnicas de memorización

Hay que tratar de imaginar al cerebro como el disco duro de un ordenador. Cuando se lee algo o se aprende algo, ese conocimiento se almacena en carpetas del cerebro. Si en algún momento no se puede recordar lo que se aprendió, es porque se ha almacenado en algún lugar difícil de encontrar, pero está ahí, en alguna carpeta.

En el libro “Consigue una memoria de elefante”, de José María Bea, se encontrará un amplio repertorio de técnicas para mejorar la memoria. No obstante, hay 3 trucos muy sencillos que se puede aplicar desde ya:

1. Técnica del recuerdo: Cuando se haya estudiado o leído algo, apartar el material y hacer un esfuerzo consciente por repetirlo con las propias palabras. Ese esfuerzo consciente hará de ancla en el cerebro. Y tomar notas mientras se lee o escribe lo que se aprende, también hará que la memoria retenga lo que se ha aprendido.

2. La primera frase: De cada texto que se lea, escribir la primera frase del texto. Esa frase servirá de ancla al cerebro, haciendo que sea más fácil que el cerebro recuerde lo que se ha leído.

3. Visualiza el texto en imágenes: seguramente cuando se trataba de memorizar las clases de Historia en el colegio ( guerras, personajes, fechas, etc… ) solía ser difícil recordarlas. En cambio, si se ve una película, se suele recordar mucho mejor. Pues bien, hay que crearse tu propia película a medida que se lee. Si se logra traducir el texto en imágenes y crear una película con aquello que se quiere memorizar, permanecerá arraigado en el cerebro por más tiempo.

6. Levantarse  temprano

Comenzar a trabajar antes es una gran técnica para aprovechar mejor el día. Si eres de los primeros en llegar a la oficina se podrá comenzar la jornada con menos distracciones (saludos innecesariamente largos, llamadas telefónicas inoportunas, entre otras), lo que permitirá concentrarse en lo que se necesita hacer. Ciertamente, es difícil de llevar a la práctica, pero se debe tener confianza en su efectividad.

7. Aprende a aprender

No es un juego de palabras. Simplemente, muchas personas no han aprendido a aprender, y para aprender una habilidad mucho más rápido hay ciertas técnicas que se pueden aplicar. Una vez aprendidas estas técnicas, las cuales son muy fáciles, ya sólo queda aplicarlas cada vez que se está aprendiendo una nueva habilidad.

Vía: Entrepreneur/negocios1000.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL