7 discos imprescindibles para ser productivo y disfrutar en tu trabajo

¿Qué impacto tiene la música en nuestro cerebro? Puede resultar altamente efectiva para conseguir que aumentemos nuestra productividad o bien seamos mucho más creativos.

Alegría, euforia, relajación, excitación, tranquilidad, angustia o dolor son algunas de las emociones que puede producir la música en las personas.

Lo que nadie discute es que la música tiene una influencia muy positiva en la capacidad de producir, y por este motivo, se trata de una poderosa herramienta que se tiene que ir aprendiendo a utilizar para obtener el máximo provecho.

Así que te ofrecemos esta lista de temas musicales que elevarán tu productividad en la oficina o casa.

1. Miles Davis – Kind of Blue

“Kind of Blue” es jazz en estado puro. Grabado en 1959 por un Miles Davis en estado de gracia, el disco vendió más de cuatro millones de copias, consiguiendo un cuádruple disco de platino y el título de disco más vendido de la historia del jazz.  Se debería escucharlo por la noche, cuando eres el único que queda en la oficina y todavía queda un “rato” para poder regresar a casa.

2. Bach – The Goldberg Variations (Glenn Gould)

La música clásica es un “must” para todos los que quieren ser productivos. Mejora la concentración, evita cualquier tentación de ponernos a tararear y conecta directamente con la parte más creativa de nuestro cerebro. ¿Cuál es el mejor disco de música clásica que podemos escuchar? Es la del famoso pianista James Rhodes, que nos cuenta en su autobiografía “Instrumental” que si sólo pudiésemos comprar un disco, este tendría que ser la interpretación que Glenn Gould hace de las “Variaciones de Goldberg” de J.S. Bach. Hay que escucharlo cuando los compañeros de trabajo no dejan concentrarse en nada y se necesita crear una “burbuja de productividad” de forma instantánea.

3. Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (The Beatles)

Calificado por un gran número de publicaciones especializadas como el mejor disco de la historia, este disco lanzado el 1 de junio de 1967, representa la máxima expresión de ese talento infinito que consiguieron acumular John Lennon y Paul McCartney al frente de Los Beatles. Se debería escucharlo por prescripción médica al menos una vez al mes.

Te puede interesar: ¿Quieres ser más productivo en el trabajo? ¡Escucha música!

4. What’s Going On – Marvin Gaye

Lanzado el 21 de mayo de 1971, el “What’s Going On” de Marvin Gaye significó el inicio de una nueva tendencia en la música soul. Con letras intimistas acerca del abuso de drogas, la pobreza y la guerra de Vietnam, el álbum fue una sensación inmediata. Constantemente es nombrado en encuestas como una de las grabaciones fundamentales en la historia de la música pop y es considerado uno de los discos más importantes de todos los tiempos. Hay que escucharlo en esos momentos en los que el trabajo se halla saturado.

https://www.youtube.com/watch?v=EbZYRZpNc64

5. Tubular Bells – Mike Oldfield

Además de ser uno de los discos más vendidos de la historia, Tubular Bells tiene el mérito de ser el primer disco editado por Virgin Music, lo que permitió a Richard Branson comenzar a amasar buena parte de la fortuna de la que hoy disfruta. Su música combina diversos matices e instrumentos musicales, generando un clima diverso en cada sección, desde lo misterioso, épico, triste, alegre o nostálgico, culminando en una alegre y rápida melodía ejecutada en guitarra acústica. Hay que escucharlo siempre que se quiera concentrarse al máximo.

6. Jean Michelle Jarre – Oxygene

Compuesto en 1976, Jean Michelle Jarre grabó el álbum en su apartamento usando varios sintetizadores analógicos y otros instrumentos electrónicos. Llegó a ser un superventas y muy influyente en el desarrollo de la música electrónica. Hay que escucharlo en aquellos momentos de euforia en los que se siente que todo va a ir bien.

7. Bjork – Homogenic

“Homogenic” es el cuarto álbum de la cantante islandesa y una fusión de instrumentos orgánicos (instrumentos de cuerda, acordeón y armónica de cristal) y elementos sintéticos (sonoros golpes electrónicos). Esta yuxtaposición entre lo clásico y lo electrónico representa el choque entre lo caótico y elemental de la geografía islandesa y la modernidad tecnológica del país. Se debería cuando realmente se necesite desconectarse del mundo y todo lo que rodea.

Vía: muypymes.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados