7 hábitos corrosivos que envenenan tu creatividad

creatividad

Lo peor que puede sucederle al profesional de marketing y de publicidad es que sufra una parálisis creativa. Y si no hay ideas, la cartera corre el peligro también de quedarse en cero.

Hay que tener en cuenta que la creatividad puede “congelarse” por muchos malos hábitos, pero estos que damos a conocer quizás sean los más altamente corrosivos y mortíferos:

1. La monotonía

Si no se desea que la creatividad se llene de óxido, no se debe tener miedo de romper con las viejas costumbres, incluso con las más arraigadas. Hacer cosas nuevas, visitar lugares nuevos, emprendar nuevas actividades y conocer a gente nueva; es decir, salir de la zona de confort, es lo más recomendable para tener experiencias acumuladas.

Lee también: 12 tips para estimular tu pensamiento creativo

2. La desconfianza en uno mismo

La desconfianza en uno mismo es uno de los peores enemigos de la creatividad. Hay que quitarse el miedo de encima y dejar que las ideas acudan a tu encuentro, y también desconfiar de uno mismo.  Puede que te topes con dificultades, pero de esas dificultades saldrán brotes creativos.

3. El miedo al fracaso

No atreverse a poner en marcha una idea por miedo a toparse de bruces con el fracaso corroe la creatividad. Entonces, no hay que perder tiempo pensando que no puede hacer tal o cual cosa, simplemente se debe poner manos a la obra e intentarlo.

4. Las excusas

En lugar de devanarse el cerebro buscando excusas para no hacer cosas, hay que esforzarse en buscar motivos para hacerlas. Ir constantemente a la búsqueda de excusas para no emprender algo nuevo es rechazar de plano la inspiración y todas las cosas buenas que ésta trae consigo.

[pullquote]Si nuestro ego está excesivamente inflado, dejaremos de esforzarnos para hacer las cosas de manera mejor y más diferente.[/pullquote]

5. Los secretos

En lugar de guardar celosamente bajo llave las ideas, se debe compartirlas con tanta gente como pueda y todos saldrán ganando para nutrirse de ideas con perspectivas nuevas.

6. La apatía

Si no hay interés en la tarea que se tiene entre manos, difícilmente alumbrará para ella nuevas ideas. Si se pone todo el amor y pasión en lo que se hace, las musas de la inspiración acudirán a tu encuentro con mayor facilidad.

7. El ego

Si nuestro ego está excesivamente inflado, dejaremos de esforzarnos para hacer las cosas de manera mejor y más diferente, y ello es un flaco favor a nuestra creatividad que se quedará inevitablemente estancada.

Vía: Marketing Directo
Foto:inspirulina.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL