7 tips para comer sanamente durante un viaje

Viajar… tantos placeres nos depara esa actividad tan hermosa, sin embargo, nuestro cuerpo sí que se resiente. Y es que lamentablemente la comida demasiado procesada o alta en grasas y azúcares se ha popularizado de tal forma que uno no encuentra otra opción de alimentación durante un viaje. Pero, siempre es posible realizar algunas triquiñuelas para no perder nuestra figura cuando viajamos, algunas de las cuales recogemos aquí:

  1. Busca comida de verdad en los aeropuertos

Como ya te habíamos comentado, lamentablemente las tiendas de los aeropuertos están repletas de snacks y alimentos nada saludables. Sin embargo, siempre hay una que otra opción interesante. Por ejemplo, las tiendas de los aeropuertos suelen ofrecer yogures, frutos secos, frutas, y carne o pescado en conserva; todas ellos muy ricos y de alto valor nutritivo.

  1. Lleva agua contigo

Ya sea durante el viaje o en la ciudad en la que te hospedarás. Si no cargas siempre una botella de agua a la mano te verás tentado a comprar gaseosas o bebidas con alto contenido de azúcar.

  1. Continúa con tu régimen de alimentación

El hecho que estés de viaje no implica que tengas que limitarte a comer 2 grandes raciones de comida a lo largo del día. Opta por un régimen de 4 ó 5 comidas diarias muy pequeñas para mantener tu buen estado físico. ¿Y cómo hacerlo durante un viaje? Comprando algunas carnes enlatadas, barras energéticas y frutas para ser consumidas durante los intervalos de las comidas principales durante el día.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




  1. Sobrelleva la ingesta de alcohol

Sabemos que los viajes, ya sean de negocios o de placer, conllevan una importante ingesta de alcohol por día. Lo ideal es que no bebas alcohol en exceso, sin embargo, como sabemos que eso es algo casi inevitable, te recomendamos que bebas mucha agua luego de una noche sobrecargada de bebidas alcohólicas (si es posible carga una botella de agua mientras bebes alcohol, así evitarás tomar en exceso). El agua actúa como un poderoso filtro ante los embates que producen las bebidas espirituosas en nuestro organismo.

  1. Personaliza tus comidas

Pese a todo lo negativo escrito hasta aquí en materia de nutrición durante los viajes, hay algo positivo detrás de todo: generalmente los hoteles y restaurantes ofrecen al visitante la opción de personalizar su comida. ¿Cómo así? Por ejemplo, si encuentras en la carta del restaurante de tu hotel un plato compuesto por pollo y papas fritas, puedes sugerir que te cambien las frituras por papas sancochas o ensalada. No temas a hacer el pedido, el personal de estos establecimientos siempre está atento a los diversos gustos de los visitantes.

  1. Consume un desayuno altamente energético

Un viaje, aunque no lo creas, requiere de mucha energía por parte tuya. Visitas a museos, a parqueos, a iglesias o, quizás a diferentes reuniones de trabajo, te dejan sin fuerzas al final del día. Hay una forma de contrarrestar ello: un poderoso desayuno. No tomes un desayuno ligero. Opta por un desayuno al estilo “monarca”, con huevos, leche o yogur, frutas, cereales y quizás un poco de carne de pollo o de res.

  1. Busca opciones saludables de cocción

Dentro de las variantes de platillos que encuentres durante tu viaje, prefiere las que mencionen los términos “a la plancha”, “al vapor”, “sancochado” o “asado”. Nada de frituras para que no observes consecuencias desagradables en tu cuerpo tras el viaje.

Vía: entrepreneur.com
Foto: seriouseats.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario