8 hábitos que debes dejar de hacer si quieres ser más productivo

¿Has conocido a alguien que parecía tener todo hecho y era por mucho la persona más productiva del mundo? ¿Por qué no puedes ser así?

A lo largo de la vida todos tienen comportamientos, hábitos o costumbres que pueden aplicar en su diario vivir para alcanzar todas las metas. Sin embargo, hay que ser conscientes que el simple hecho decir “qué hacer” implica una serie de compromisos que tal vez no son los más fáciles de cumplir.

Y es que nada sabotea la productividad como los malos hábitos que van adentrándose poco a poco en la vida de manera que ni siquiera uno se da cuenta del daño que hacen.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Así que hay que cambiar estos hábitos lo que aumentará la productividad y permitirá disfrutar del buen humor que conlleva tener un mayor autocontrol.

1. Navegar por internet compulsivamente

Se necesitan 15 minutos consecutivos de realizar una tarea para concentrarse plenamente en ella. Una vez pasado este tiempo, se entra en un estado de euforia de productividad llamado “dinámica”. Lo que significa que se tiene que pasar por otros 15 minutos de concentración continua para volver a entrar en ella. Si se desconecta de esta forma demasiadas veces, se podrá pasarse la jornada entera sin lograr esa dinámica.

2. Ser perfeccionista

La mayoría de los escritores pasan horas y horas pensando en personajes y tramas; y lo hacen porque saben que las ideas necesitan un tiempo para desarrollarse. Pero ¿cómo se va a poder producir algo bueno si no se comienza o si no se da tiempo a las ideas para evolucionar? La autora Jodi Picoult resume de una manera perfecta la importancia de evitar el perfeccionismo: “Se puede modificar una mala página, pero no se puede modificar una página en blanco”.

3. Las reuniones

No hay nada que devore el tiempo como una reunión. Las personas más productivas evitan las reuniones todo lo humanamente posible, pues saben que una reunión se alargará si lo permiten, así que cuando tienen que asistir a una reunión informan a todo el mundo de que van a intentar no salirse del horario planeado. Así establecen un límite que motiva a todo el mundo a concentrarse y ser más eficiente.

4. Responder a los e-mails según van llegando

Las personas productivas no permiten que el correo electrónico les interrumpa constantemente; mas bien lo configuran para dar prioridad a los mensajes según el remitente, además que activan las notificaciones para los mensajes de los proveedores más importantes y de los mejores clientes, y dejan los demás para cuando tengan un momento de descanso en el trabajo.

Te puede interesar: 5 consejos para ser más productivo usando LinkedIn

5. Posponer la alarma

Cuando se duerme, el cerebro pasa por una elaborada serie de ciclos, y el último es el que prepara para estar alerta a la hora de despertarse. Por eso, a veces la persona se despierta justo antes de que suene el despertador: el cerebro sabe que es hora de levantarse y está listo para hacerlo. Al posponer la alarma y volver a dormir, se pierde ese nivel de alerta y se despierta más tarde y cansado.

6. Hacer varias cosas a la vez

Ser multitarea es de todo menos productivo. Una investigación de la Universidad de Stanford revela que hacer varias cosas a la vez es menos productivo que centrarse en una sola tarea. Y es que cuando se intenta hacer dos cosas a la vez, el cerebro pierde la capacidad de realizar bien ambas misiones.

7. Posponer lo más difícil

Todos tiene una cantidad limitada de energía mental y, si se acaba con ella, la capacidad de toma de decisiones y la productividad disminuyen con rapidez. Es lo que se llama “fatiga de decisión”. Cuando se posponen las tareas más difíciles porque resultan intimidantes, lo que se está haciendo es reservarlas para cuando estás en las últimas. Para evitar la fatiga de decisión se tiene que acatar las tareas más difíciles por la mañana, cuando la mente está más despejada.

8. Utilizar el móvil o la tablet en la cama

Hay mucha gente que no se da cuenta del efecto negativo de ciertas luces de onda corta que desempeña un papel importante en el estado de ánimo, el nivel de energía y la calidad del sueño. Y es que estos aparatos emiten luz azul de longitud de onda corta y, en el caso de los portátiles, las tablets y los móviles, lo hacen directamente en la cara. La exposición a este tipo de luz afecta a la producción de melatonina e interfiere con la capacidad para quedarse dormido así como con la calidad del sueño.

Vía: huffingtonpost.es

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments