8 pasos para dar potencia a tu proyecto y hacerlo realidad

¿Por qué muchas veces no se cumplen las metas en la oficina?

Alguna vez quizás uno se ha hecho esta pregunta ante una situación para realizar las metas, pero los resultados no han sido los esperados. Por ello es que se necesita conocer ciertos factores para dar potencia a un proyecto para hacerlo realidad.

Y es que a pesar de los grandes esfuerzos puestos en la ejecución del proyecto, hay que tener en cuenta que probablemente se está haciéndolo de una forma incorrecta.

Por esta razón que el propósito inicial debe ser la evaluación la forma en la que uno y el equipo están trabajando para ejecutar las metas y conseguir los resultados esperados.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Disciplina y potencia en su ejecución

Este es el punto en que uno debe saber cuáles son los pasos que se debe seguir para lograr ejecutar cada uno de los planes, evitando quedarse rezagado en la etapa de la planeación.

La primera instancia o fase es necesario donde las las empresas y sus colaboradores deban hacer un ‘check in’, es decir, un serio análisis inicial sobre el estado en el que se encuentran, que les sirve para establecer la base de la ruta que seguirán.

Para poder concretarlo es necesario que cada uno de los trabajadores realice junto al líder empresarial, una dinámica que requerirá responder a cuatro preguntas elematales pero muy importantes:

  1. ¿Cuáles son los distractores actuales?
  2. ¿Qué se tiene que poner a un lado para estar allí presente?
  3. ¿Alguna inquietud en la mente que se desea mencionar?
  4. ¿Qué se tiene que comunicar para estar presente?

Responder estas cuatro interrogantes permitirá tener a la mano las soluciones básicas que ayudarán a hacer un primer diagnóstico sobre lo que sucede al interior de la empresa.

Todo en 8 pasos

Y ya teniendo esta primera información, las empresas deben de enfocarse en cumplir estos pasos importantes, que servirán para poder tener una ejecución efectiva para la obtención de los mejores resultados que tanto se desea.

  1. Elección de metas: el paso inicial luego de realizar el ‘check in’, es seleccionar perfectamente cuáles son las 2 metas clave del proyecto. No se trata buscar varias metas, sino que se elija perfectamente dos que se tiene en mente cumplir sí o sí, para obtener los mejores resultados.
  2. Planeación con inclusión: después de conocer las metas que se tienen con el proyecto llega el momento de la planeación, que es una etapa que no sólo deben participar las cabezas del proyecto, sino todos los que están involucrados.
  3. Acciones concretas, resultados específicos: en toda etapa de planeación uno debe apoyarse en una serie de acciones que se realizarán, mismas que deben tener bien establecidos los resultados que se deben conseguir a cada paso. Hay que tomar en cuenta que dichos resultados deben ser perfectamente medibles.
  4. Delegar responsabilidades: el paso anterior debe estar apoyado por la elección de personas encargadas de cada célula de trabajo los que responderán a cualquier problema que pudiera presentarse en el proyecto. Ellos deben ir intercambiando puntos de vista para saber los avances que se estarán teniendo en cada uno de sus equipos.
  5. Información para todos: otra de las claves y elementos más importantes es tener una comunicación efectiva, la que permitirá que todas las personas involucradas estén al tanto de todos los detalles relevantes del proyecto.
  6. Ponerse en ACCIÓN: esta palabra debe estar en mayúsculas, pues muchas veces las empresas se quedan entrampadas en la etapa de planeación, sin darse cuenta que eso no es lo más importante.
  7. Mantener seguimiento: como director de una empresa o cabeza de un proyecto debe estar constantemente dando seguimiento a los trabajos que se va realizando a cada una de las áreas involucradas. Tal seguimiento se fortalece cuando existe una buena comunicación con todo el equipo.
  8. Terminar el proceso y analizarlo: y luego que se tiene todo el trabajo realizado, es clave que se evalúe cada uno de los pasos dados para que posteriormente se pueda mejorar el trabajo con base en la experiencia obtenida.

Y a manera de ‘check out’, existen 5 preguntas que el equipo y el líder deben de responder para entender mejor que tan positivo o negativo fue su procedimiento:

  1. ¿Qué se logró?
  2. ¿Qué se aprendió?
  3. ¿Qué funcionó?
  4. ¿A quién se quiere reconocer?
  5. ¿Qué faltó?
  6. ¿Qué se hará diferente la próxima vez?

Vía: emprendedoresnews.com
Foto: pmtips.net

Artículos Relacionados

comments