Al fin ya puedes mejorar tu productividad con la Regla 1-3-5

El mundo laboral es cada vez más exigente, tanto si trabajas para compañías grandes como para las de menor tamaño,  donde ser productivo es esencial.

Actualmente ser productivo es una especie de paradoja. Es más fácil y a la vez más difícil que antes ser altamente productivo y tener una carrera y una vida que nos haga sentir bien.

Los emprendedores cada día tienen que tomar decisiones, afrontar situaciones que requieren de su atención y también hacer frente a situaciones insignificantes que consumen toda su energía mental. A pesar de todo esto, son capaces de hacer un trabajo extraordinario. Pero en muchas ocasiones el coste que pagan por ello es demasiado alto.

La regla de la productividad

Precisamente, para afrontar esta situación, muchos emprendedores de éxito aplican la Regla 1-3-5, que es una sencilla técnica para conseguir llevar a cabo todas las tareas que se han marcado para el día, pues consiste en escoger un número limitado de tareas. Más concretamente en escoger una tarea grande, tres medianas y cinco pequeñas.

  • El 1 hace referencia a la tarea más importante. Aquella tarea que harías si únicamente pudieras hacer una en todo el día, la GRAN tarea.
  • El 3 son aquellas tareas que debemos acabar.
  • Y el 5 es para escoger otras 5 actividades que quieras hacer durante el día. Estas no han de ser importantes, sino más bien serán tareas que no haya especial urgencia de cumplir.

Te puede interesar: 8 hábitos que debes dejar de hacer si quieres ser más productivo

Lo ideal es no llenar esta lista completamente. Es mejor dejar libre un espacio en la lista de 3 y un par en la de 5 para así poder hacer frente a imprevistos que nos puedan surgir durante el día. La única tarea inamovible y que hemos de hacer sí o sí antes de acabar la jornada es la que hemos escogido como 1.

Una pequeña trampa para asegurarnos de cumplir con lo que nos hemos marcado es abordar la tarea 1 desde el primer momento, a no ser que requiera un espacio y momento concreto. De nada nos servirá marcarla como 1 si empezamos por las tareas menos importantes y llegamos al final del día sin haber hecho la 1

Si se piensa que hay demasiado que hacer, seguramente es cierto. Pero esta regla hará que al menos, se haga algo más que desesperarse. Y que se comience a identificar las tareas clave. Y a simplificar y centrarte en ellas.

Vía: sencillezplena.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados