Amor, Ventura y Felicidad

Esas son las palabras cliché que recibimos todos en éstas fiestas. En la Navidad y la obertura de un nuevo año abrazamos con desdén y decimos lo que se acostumbra decir. Reflexionemos sobre éstas tres intenciones:

Feliz, del latín felix, que significa fecundo, fértil o feraz. No es un sustantivo sino un adjetivo para todo aquel que sea productivo (o fecundo) que aporte al bienestar de la humanidad. Lamentablemente, se designa por error a un vano estado exaltación o fantasía de momentos gratificantes. El caso es que son pocas las personas que hacen su vida fecunda, que aportan por lo menos en algo a la mejoría de nuestros semejantes y sólo buscan su “felicidad” esclavizándose en todo aquello que consigue destruir a los hombres.

Ventura, del latín beatus (beato). Es un adjetivo que significa colmado de bienes o rico. Pero esta riqueza, como ya deben sospechar, para el latin cristiano significa bienaventurado, no es una riqueza pagana; es una riqueza moral, una beatificación (santificación) donde nuestras mejores prendas son las prendas del alma y la adquisición de sabiduría para nuestro propio bien.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


En cuanto al amor, viene del mismo latín amor. Sobre el amor sólo cabe mencionar que Dios no ha sido equitativo con todos. Algunos más y otros menos, tienen potencial para ser amadores. Esta mala distribución de corazones la sentimos todos los días en sociedad: Para algunos el amor es sólo posesión, para otros una caricatura cordiforme, para otros es emoción que gesta un poema; y algunos, simplemente, no quieren amar.

Ahora sí – y entendiéndolo mejor – he desearles a todos “Amor, Ventura y Felicidad”

JOHN SANTIVAÑEZ

Industrial PUCP|Coach y Consultor – @tayiel

Artículos Relacionados

comments

Equipo Pymex JS

Apasionado por las ventas. Innovador de nuevas estrategias comerciales y motivador personal. Solazado en la escritura edificante e inspirado por el desarrollo individual de cada colaborador.