Cómo aprender de manera más eficiente

aprender

Todo el mundo puede aprender, pero seguramente te ha llamado la atención esas personas que parece que captaran todo más rápido de lo que tú eres capaz. Aquí te presentamos algunos trucos de esas personas que consideras inteligentes.

Imagina los resultados

Aprender por aprender está bien para los académicos y las personas que tienen mucho tiempo a disposición, pero en el caso de un negociante ocupado, tu aprendizaje debe tener un objetivo. Cuando comiences a aprender una nueva habilidad o a dominar un nuevo conocimiento, imagina qué harás con él. Debes tener claro cómo, eso que vas a aprender, va a cambiar tu modo de trabajar o de vivir. Quienes tienen éxito en los estudios identifican sus objetivos desde un principio y crean una imagen fuerte y convincente de lo que podrán hacer con ese nuevo conocimiento en el futuro.

Piensa en los libros como un punto de partida

Muchas personas recuerdan una gran cantidad de los libros que leyeron en el colegio o la universidad, pero con tanta información terminan por confundirse. Si para lo que vayas a aprender debes leer libros, velos como un punto de partida. Debes empezar por el texto pero también debes buscar otras fuentes fuera de los libros, como una charla con alguien que sepa mucho del tema. Saca las ideas que encuentres en el libro y ponlas a prueba.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Apréndelo a tu modo

Cada cerebro tiene un método particular para recibir información. Algunos necesitan ver un esquema en la pizarra, aprenden mejor escuchando y encuentra modos singulares y prácticos de recordar las cosas. Debes darte cuenta de qué método se adapta mejor a tu mente. Si tu aprendizaje es visual, puedes buscar tutoriales en YouTube que te muestren cuadros y esquemas. Si es auditivo, busca grabaciones de conferencias o lee los libros en voz alta.

Ríete de tus errores

Los estudiantes con éxito también fallan intentando aprender cómo funcionan las cosas. Cuando tengas al frente algo desconocido y poco familiar (un nuevo software, por ejemplo) es casi seguro que falles o cometas errores. Si sientes vergüenza de tu error, probablemente pienses en no querer intentarlo más. Pero si ves tu error con humor, tendrás historias divertidas para contarlas a tus amigos y estarás más dispuesto a seguir intentando.

Ponle emoción a tus responsabilidades

Las personas trabajan duro cuando tienen que rendirle cuentas a otros. La mayoría estudia o practica más si se acerca algún examen o una presentación. Los que tienen éxito en los estudios se ponen metas y objetivos que deben cuplir en un tiempo determinado, pero sobre todo, saben cómo hacer que sus mentes se sientan presionadas por culminar con lo plazos que ellos mismos se pusieron. Aprovecha esa adrenalina y así siempre logran sus objetivos.

Vía: Inc.com

comments

Autor entrada:

Deja un comentario