Cómo debes manejar tu vida privada y laboral con inteligencia emocional

Te ofrecemos los tips que podrían hacer una diferencia en como manejar tu vida, los negocios y la profesión.

Casi todo el mundo asegura que aquellos que poseen un alto nivel de inteligencia emocional (EQ) tienen más probabilidad de ser exitosos en sociedad. Aunque es cierto que el EQ determina el nivel de éxito, no es el único factor de éxito.

Y es que existen al menos cuatro verdades acerca del EQ que podrían hacer una diferencia en como se maneja la vida privada y profesión.

1. El EQ no es el mejor determinante del éxito profesional

Según el psicólogo estadounidense, Daniel Goleman, “no existe duda que el IQ es por mucho el mejor determinante del éxito profesional, en el sentido de predecir qué clase de trabajo eres capaz de mantener”.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Típicamente se necesita un IQ superior a 115 para ser capaz de manejar la complejidad cognitiva que enfrenta un contador, un médico o un alto ejecutivo. Sin embargo, he aquí la paradoja: una vez que estás en una posición de alto IQ, el intelecto pierde su poder para determinar quién emergerá como empleado productivo o como un líder efectivo.

Es por ello que, el cómo se maneje a sí mismo y las relaciones -en otras palabras, el conjunto de habilidades de inteligencia emocional– importan más que el propio IQ. Así que en el principio de una carrera profesional, el IQ es un mejor determinante de éxito, pero una vez que se ha alcanzado una posición de liderazgo, ambos, el IQ y el EQ, juegan un papel de igual importancia. En una posición de alto liderazgo, el EQ juega un papel más importante que el IQ.

2. La inteligencia emocional es mucho más que ser empático o “bueno”

Existe una mala concepción general de que una persona con un alto EQ es empática, amable y políticamente correcta. Y aunque en cierta forma es verdad, un líder con inteligencia emocional muestra más que esas tres cualidades de la personalidad.

Él o ella muestran un entendimiento profundo de su propia conciencia y la de los demás, siendo capaces de manejar las reacciones emocionales y mantener una fuerte relación con los demás. Por supuesto, la parte de “ser empático y bueno” es la más fácil de observar por los demás, por lo tanto, explica la mala concepción.

Te puede interesar: 4 maneras científicas de mejorar la inteligencia emocional en la oficina

3. El EQ es más importante que el IQ

La inteligencia emocional debe trabajar en conjunto con otras funciones mentales y cognitivas. En otras palabras, el EQ necesitará trabajar junto al IQ. Los estudios han demostrado que la inteligencia emocional no puede funcionar de manera aislada y que tiene una relación interdependiente con la inteligencia intelectual y otras inteligencias.

4. La inteligencia emocional puede ser aprendida y aumentar hasta cierto punto

De acuerdo con Tomas Chamorro-Premuzic, Profesor de Psicología de Negocios de la University College London, el nivel de EQ es firme pero no rígido, lo que significa que puede ser mejorado hasta cierto punto mediante esfuerzo consiente.

Las mejoras a largo plazo requerirán dedicación y entrenamiento significativo. Además, como cada individuo tiene el temperamento inherente diferente, la inteligencia emocional interna está limitada a la predisposición natural. Sin embargo, el EQ externo debe ser mejorado gradualmente, y la mayoría de las personas maduran gradualmente con la edad.

En conclusión, las personas exitosas con elevada inteligencia emocional deben trabajar en conjunto con la inteligencia intelectual y las otras inteligencias.

Vía: Foro Económico Mundial / Forbes

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P