Cómo mejorar tu CV y conseguir empleo en 6 segundos

Al reclutador le basta este tiempo para determinar si le interesa o no un currículum vitae.

curriculum-vitae

¿Sabías que hoy los reclutadores dedican cada vez menos tiempo a leer un CV?

Por eso se debe aprender a cautivarlos en segundos. Precisamente, se ha calculado que seis segundos le bastan a un reclutador para determinar si le interesa o no un currículum vitae.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Para hacerlo se tiene que ser capaz de transmitir claramente lo que se está buscando y lo que se puede ofrecer a la empresa. Se debe elaborar para ello un documento coherente resaltando aquellos aspectos de la vida laboral que mejor definen al postulante.

Por ello que los profesionales deben tener en cuenta que el CV es una herramienta de venta, como la puerta para conseguir una entrevista de trabajo. Y con la llegada de las nuevas tecnologías y las diversas fórmulas de reclutamiento han originado que esta presentación se pueda hacer no solo a través del CV tradicional.

Lo cierto es que actualmente existe un amplio abanico de plataformas, como Twitter, LinkedIn o un simple vídeo, que ayudan a ponerse en contacto con los seleccionadores. Cada uno de estos formatos exigen requisitos propios para superar la barrera de los seis segundos, pero en ninguno de ellos se perdonan las fechas erradas, faltas de ortografía o un discurso desordenado.

Te puede interesar: 20 consejos prácticos para mejorar tu CV

1. CV tradicional

A pesar de la influencia de las nuevas herramientas, el formato clásico sigue siendo el más requerido durante las primeras fases de los procesos de selección. En estos casos, después del nombre y el contacto, se debe incluir una breve descripción en la que se explique quién es el postulante como profesional. Es una oferta de valor en la que se debe responder a preguntas como qué se sabe, para qué sirve y en qué se puede ayudar a la empresa en la que le gustaría trabajar.

Después, el seleccionador se fijará en la experiencia. Si se cuenta con una gran trayectoria y se cree el CV se extenderá a más de dos páginas, hay que seleccionar aquellas funciones que se consideren relevantes para el puesto al que se aspira.

En el tema de la formación se debe destacar aquélla que sea de mayor nivel. Por ejemplo, cuando los reclutadores buscan candidatos para cubrir un puesto de mando intermedio se interesan por la titulación universitaria, el máster y en qué centro se estudiaron. No es necesario que se ponga una retahíla de cursos específicos; solamente hay que incluir aquellos relacionados con el puesto al que se desea acceder.

Esos son los apartados más relevantes, pero eso no significa que se puedan descuidar otros, como idiomas, conocimientos informáticos y actividades de interés.

2. Redes sociales

También las empresas consultan los perfiles que los candidatos tienen en las redes sociales, caso LinkedIn, donde ellos tienen en cuenta los mismos parámetros que en la versión tradicional del CV. No obstante, los reclutadores valoran algo más: el tiempo que se ha podido dedicar a construir el perfil digital.

Por eso se deben cuidar las fotografías, incluir enlaces a publicaciones que se haya realizado o a proyectos en los que se ha participado: ser proactivo en foros, cuidar los contactos y asegurarse que éstos también sean activos en la red social.  También es lave que actualices el perfil periódicamente, pues ofrece una mala imagen entrar en la página de alguien que apenas tiene actividad.

El resto de redes sociales como Facebook o Twitter se orientan más al ocio y al ámbito personal. Sin embargo, también se puede plasmar la vida laboral en ello donde se puede crear una página profesional para construir un perfil digital relacionado con la vida laboral. En ella se deben cuidar las imágenes y los enlaces que se compartan.

En el caso de Twitter, es importante relacionarse con profesionales del sector y aportar ideas nuevas en los comentarios. De todos modos, es bueno que en ambas redes incluyas un enlace que redireccione al reclutador a una web más profesional, como LinkedIn.

3. Videocurrículum

Hace unos años el videocurrículum solamente era una tendencia donde el candidato debía hacer un discurso convincente en el que resumiera su trayectoria. Ahora su uso ha disminuido y se suele reservar para puestos en los que sean imprescindibles ciertas competencias, como la capacidad comunicativa. El video no debe durar más de un minuto o un minuto y medio, y los reclutadores darán importancia al mensaje como al lenguaje no verbal y al lugar de la grabación. Por eso, se debe elegir un espacio neutro y que no suponga muchas distracciones.

En fin, sea cual sea el formato en el que se decida realizar el CV, existe un esquema estandarizado que se debe seguir: nombre, contacto, experiencia, formación y otros datos de interés son los apartados básicos que todo profesional debe completar.

Si se siguen estas recomendaciones se podrá conquistar al reclutador en esos seis segundos que le sirven para determinar si le interesa un candidato.

Vía: Diario Expansión de España
Foto: club-mba.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P