Cómo mejorar tu vida radicalmente en solo un mes

Todos deseamos una vida plena y llena de felicidad, pero el estrés del día a día nos deja sin tiempo para nosotros mismos, pero todo puede cambiar con 4 simples pasos que debes de seguir durante una semana cada uno, con lo cual conseguirás el cambio que mereces.

mejorar-la-vida

Sin duda que ninguna persona desea que le pase algo malo en su vida y mucho menos quedarse estancado e infeliz. Pero a veces el ajetreo de la vida diaria dificulta mucho salir de la monotonía y ocuparse de sí mismo.

Lo cierto es que cada día es perfecto para empezar a disfrutarla con calidad. Por eso que te mostramos algunos pasos, que son en realidad muy simples, que ayudarán a cambiar la vida en sólo un mes.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Semana 1 : Cuerpo y hábitos

  1. Levantarse temprano: hay que hacerlo alrededor de las 6 de la mañana. Entre sus ventajas es que el ambiente es de silencio y tranquilidad que permiten concentrarse en los asuntos mientras los demás duermen. Es un momento ideal también para hacer ejercicios que permitan disfrutar el día al 100%. La pereza y la falta de deseo de levantarse temprano no son un indicador de cansancio, en realidad podría  interpretarse como un indicador que no se quiere levantarse a vivir la vida.
  2. Alimentación ligera: para el trabajo del día se necesitará una gran cantidad de energía. En este sentido, se puede elegir el tipo de alimentación que parezca correcto. El vegetarianismo es una opción para algunos, otros no pueden vivir sin la carne; otros deciden eliminar los fritos, y así sucesivamente. Lo que sí es cierto es que el alcohol, los refrescos dulces, los embutidos y la comida chatarra no aparecen en ninguna guía nutricional sana, por eso lo mejor es eliminarlos. Nada mejor que una comida ligera, sana y deliciosa para tener más energía y sentirse físicamente mejor.
  3. Deporte:  lo ideal es tener un cuerpo tonificado y sano, que es una condición necesaria para disfrutar de una mente sana. Entonces, para despertar la vida que hay en ese cuerpo y mente cansados ¡hay que moverse! Hay que practicar yoga, trotar y bailar, que son opciones populares que producen gran placer; aunque también se puede ir al gimnasio, caminar al trabajo o sencillamente olvidarte del ascensor.

Semana 2: Limpieza de espacios, asuntos y lo que nos rodea

  1. Limpiar el espacio: todo lo que no sirve, no debe estorbar. Por eso hay que limpiar y ordenar todos los rincones, los armarios y por todas partes. Hay que dejar sólo lo realmente útil, las cosas que alegren, que inspiren y que generen bienestar.
  2. Limpieza de asuntos y deberes: si uno se ha preguntado, ¿hace cuántos años quiero aprender inglés? Se dede pensar en todas las promesas similares que se ha hecho uno mismo y a los demás. Entonces, hay que decidir qué hacer con ellas, por lo que hay dos opciones: se hace o se tacha de la lista para siempre.
  3. Limpieza de lo que te rodea: hay que acabar con las relaciones interpersonales que son como un lastre, y hacen sentirse triste o de mal humor. Por eso que si no se relacionan con aquellos que no tienen nada en común y que no enseñan nada; es muy saludable.

Te puede interesar: Las preguntas que debes hacerte para tener una vida llena de felicidad

Semana 3: Planes, metas y sueños

  1. Escribir y realizar los planes: hay que decidirse a elaborar una lista de cosas por hacer y ver si despiertan entusiasmo. Si no es así, es posible que valga la pena tachar algunos puntos. O bien, llevarlos a cabo y luego tacharlos. En cualquiera de los casos aumentará la fuerza y el deseo de vivir. No olvidar planear no sólo el trabajo y el dinero, sino también el descanso, el tiempo con los amigos y las personas que se amas. Y, por ultimo, pero no menos importante, el tiempo que se dedicarás a uno mismo.
  2. Escribir la lista de lo imposible:  se trata de escribir una lista de los sueños que no se cumplirán nunca, esas cosas que son tan irreales que realizarlas parece algo imposible. Hacer esto es muy útil porque se sabrá lo que se quiere, y aunque sea muy difícil, la persona se encuentra a un paso adelante para lograrlo, porque si aparece la oportunidad, se la reconocerá.
  3. Hacer planes cada día: cada noche se debe escribir los planes para el día siguiente, ya sean planes cortos, medianos, específicos o como sea, pero debe haber un plan.

Semana 4: Extender las fronteras

  1. Tratar de vivir de otra manera: no existe la necesidad de hacer cambios abismales; se puede ir al trabajo por otro camino, entrar a un café al que nunca se había entrado o a una tienda hasta ahora desconocida. Al menos por una vez hay que intentar practicar diferentes tipos de deporte; tratar de hacer lo que nunca se había hecho. Hay que crear la costumbre de probar algo nuevo cada día, y salir poco a poco de la rutina.
  2. Salir de la zona de confort:  se debe ir más lejos, ver a la cara a los miedos, y no solamente verlos a la cara sino combatirlos. ¿Temes a las alturas? Pues hay que ir a las clases de parapente.  ¿Se le teme al jefe? hay que ir a su oficina con nuevas ideas para mejorar la eficiencia del lugar donde se trabaja. hay que intentar probarse a sí mismo en situaciones «extremas» como esas.
  3. Descansar: ¿sólo hay que trabajar? No. Pero si se va a descansar es indispensable hacerlo fuera de casa, además de desconectar  internet y apagar el teléfono. En este último punto es igualmente esencial tener una buena y sincera “retroalimentación”.

Si se realizan estas simples instrucciones cada día y dándole cabida en la vida, la persona se sentirá en armonía, será consciente de lo que puede hacer y verá la luz al final del túnel para mejorar su existencia.

Vía: Genial Guru

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL