Cómo puedes cambiar tu vida con esta sencilla regla de los 5 segundos

Conoce esta estrategia simple que puede ayudarte a vencer la procrastinación, romper los malos hábitos y mejorar tu rendimiento, y todo en este corto tiempo.

Entre los retos más difíciles que enfrentan los empresarios se encuentra a la renuencia a dar el primer paso en un proyecto, y después, el hecho de que suelen arrastrar las cosas demasiado tiempo.

Y es que la falta de motivación puede dejarlos atrapados y hacerles sentir incapaces de iniciar los proyectos que se han propuesto… ya ni siquiera hablemos de terminarlos.

La procrastinación o el aplazamiento de pendientes nos es familiar a todos. Pero hay ciertas estrategias simples para mantenerse enfocado y hacer el trabajo necesario para que el negocio crezca.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Se cuenta el caso de una empresaria y galardonada comentarista de televisión de la CNN, Mel Robbins, quien en el 2008 estaba sin trabajo, sin dinero y quedándose sin opciones. Su esposo, Chris, había invertido en un restaurante que no estaba generando ganancias y la familia se enfrentaba a la bancarrota. “Francamente no tenía la motivación necesaria para vivir la vida que me había sido dada, y que yo misma había creado”, decía Robbins.

Mel se dio cuenta de que necesitaba más que motivación para salir de su recaída; necesitaba una estrategia, algo que la impulsara a actuar incluso cuando no le apetecía, porque –como descubrió el profesor de Harvard Gerald Zaltman: “El 95 por ciento de las decisiones que toman las personas no se basan en lógica o pensamiento racional, se basan en la emoción, en cómo se siente una persona de situaciones que lo aquietan”.

La regla de los cinco segundos

Por lo tanto, después de tropezar con un anuncio de televisión con la imagen de un lanzamiento de cohetes, Robbins decidió que se “lanzaría” fuera de la cama al día siguiente con el mismo gusto y determinación.

Cuando sonó el despertador, contó de atrás hacia adelante, desde el 5 hasta el 1, “como la NASA cuando lanzan un cohete”, dijo…¡ Y funcionó! Así que lo hizo al día siguiente y al día siguiente, y muy pronto, Robbins estaba contando cada acción que no tenía ganas de tomar. En sólo cinco segundos, estaba haciendo cosas que no había sentido antes.

Pronto se convirtió en su nueva regla. “La vida, y los negocios en particular, se tratan de empujarnos a nosotros mismo para hacer las cosas que son incómodas, para que podamos lograr los resultados que deseamos”, asegura Robbins.

Te puede interesar: La regla de las 5 horas que siguen las personas más brillantes cada día

La importancia de los cinco segundos

Se estima que las personas toman unas 35.000 decisiones al día, y la mayor parte del tiempo, esas decisiones se toman inconscientemente. “Nos gusta pensar que tomamos decisiones basadas en la lógica, en lo que es mejor para nuestros negocios. El hecho es que el 95 por ciento de las decisiones que tomamos se basan en la forma en que nos sentimos en el momento”, asegura Robbins.

Otras investigaciones demostraron también que hay una ventana de tiempo de aproximadamente cinco segundos entre un pensamiento, una idea o una intuición, y el movimiento del cerebro para apoyarla o matarla. “En esos cinco segundos todo puede cambiar y lograrás retomar el control del momento justo antes de decidir qué hacer”, asevera Robbins.

Entonces, ¿cómo un simple truco puede crear un cambio tan drástico? Esto se debe a que contar hacia atrás a partir de cinco (5,4,3,2,1) fuerza al cerebro a detenerse, centrarse y ocuparse en otra cosa.

Este ya no se sentirá preso del miedo, la duda, la ira o cualquier otra emoción que ejerce poder en ti; también estimula la corteza prefrontal, la parte del cerebro que está activa cuando estás cambiando de comportamiento, cuando aprendes algo nuevo, o cuando estás direccionando tus pensamientos.

“Así que en lugar de dejar que tu cerebro te sabotee, utiliza esta técnica para cambiar los engranajes en nuestra mente y hacer que el cambio sea fácil”, agrega Robbins, quien escribió el best seller “The 5 Second Rule”.

A fin de cuentas, la regla de cinco segundos es útil cuando uno se enfrenta a decisiones que no harán bien como por ejemplo: ¿Debería posponer el despertador? ¿Debería quedarme en casa y ver televisión? ¿Debería comer ese torta extra? ¿Debería cancelar esa reunión de trabajo?

Si se piensa bien, lo que da pereza no es la actividad que se tiene pendiente, sino el hecho de tener que comenzar. Así que esta regla no está buscando que mejores tu rendimiento, lo que busca es que desarrolles el hábito.

Vía: emprendiendohistorias.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL