Conoce el método de los seis sombreros para pensar

Cuando se está pensando, se suele tratar de hacer mucho al mismo tiempo y se termina siendo confuso e ineficaz. Aquí se describe un camino sencillo pero efectivo para convertirse en mejor pensador. 

metodos

El método es simple: hay 6 seis sombreros imaginarios, cada uno de un color diferente y que en qualquier momento un pensador puede escoger ponerse uno de los sombreros o se le puede pedir que se lo quite.

Todas las personas de la reunión pueden usar un sombreros de un color concreto durante un tiempo en un momento determinado. Los sombreros involucran a los participantes en una especie de juego de rol mental.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Es una técnica inventada per Edward de Bono y expuesta completamente en su libro Six Thinking Hats, donde explica que los sombreros son más efectivos usados a ratos ; es decir, se debe usar un sombrero en cada momento para obtener un determinado tipo de pensamiento. Y cuando es necesario explorar un tema completamente y de manera efectiva, se puede crear una secuencia de sombreros y después usarlos cada uno por turnos.

Sombreros para pensar

El método de los seis sombreros no hace sino reproducir, de manera más sencilla, los procesos que tienen lugar en la mente cuando se toman decisiones, convirtiéndolos en algo sistemático y público.

Para simplificar el pensamiento, este método propone que las cosas se atiendan una por una, y que todos los participantes se concentren coordinadamente en la que está siendo estudiada.

Te puede interesar: 7 métodos que no fallan para ganar dinero

Así, no solo se facilita el cambio de actitud —para lo cual basta con pedir un cambio de sombrero—, sino que se organizan puntos de vista diferentes y se crea un mapa enriquecido para tomar mejores decisiones.

1. Sombrero Blanco: El blanco es neutro y objetivo. El sombrero blanco se ocupa de hechos objetivos y de cifras. El pensamiento del sombrero blanco es una disciplina y una dirección. Aquí el pensador se esfuerza por ser más neutral y más objetivo al presentar la información.

2. Sombrero Rojo: El rojo sugiere ira, furia y emociones. Es el sombrero que da el punto de vista emocional y que permite que el pensador diga: “así me siento con respecto a este asunto”.

3. Sombrero Negro: El negro es triste y negativo por lo que este sombrero cubre los aspectos negativos: por qué algo no se puede hacer. Aquí, el pensador señala por qué algo no va a funcionar, señala los riesgos y peligros y hasta las imperfecciones de un diseño.

4. Sombrero Amarillo: El amarillo es alegre y positivo; es optimista y cubre la esperanza y el pensamiento positivo. El pensamiento de sombrero amarillo es constructivo y generativo por lo que surgen propuestas concretas y sugerencias. La eficacia es el objetivo del pensamiento constructivo del sombrero amarillo.

5. Sombrero Verde: El verde es césped, vegetación y crecimiento fértil, abundante por lo que es el sombrero de la creatividad e ideas nuevas. Aquí, la búsqueda de alternativas es un aspecto fundamental del pensamiento por lo que hace falta ir más allá de lo conocido, lo obvio y lo satisfactorio.

6. Sombrero Azul: El azul es frío y es también el color del cielo que está por encima de todo. Entnces, el sombrero azul se ocupa del control y la organización del proceso del pensamiento. Aquí el pensador de sombrero azul es como el director de orquesta; es quien propone o llama al uso de los otros sombreros.

Vía: gestiopolis.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL