Conoce las ventajas y desventajas de la subcontratación

La subcontratación es una nueva posibilidad para las empresas de atender muchos aspectos no relacionados con la actividad principal del negocio.

La subcontratación (outsourcing) ofrece la posibilidad a las empresas de tener cubiertos muchos aspectos no relacionados con la actividad principal del negocio.  Por eso que muchas las empresas que recurren a este sistema de trabajo para aumentar la productividad.

A ello se agrega que cada vez son más las empresas que delegan en talleres especializados externos para contribuir al crecimiento de la productividad mediante la liberación y delegación de tareas y procesos en aquellos que son expertos en dicha materia.

En la industria la subcontratación es una actividad habitual desde mismo el nacimiento de la industria moderna tal y como la conocemos en la actualidad. Son muchas y variadas las actividades que la industria subcontrata, entre las que cabe mencionar los procesos de terminación de piezas, como la misma fabricación o mecanización de diversos elementos, en el caso de un taller metal mecánico.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Razones para subcontratar

Algunas de las razones que se pueden encontrar para hacer uso de la subcontratación son:

  • Para centrarse en la esencia del negocio la empresa, el core business, mejorando la productividad.
  • Para reducir costes de fabricación.
  • Para tener acceso a expertos cualificados en la materia.
  • Para abordar la transformación del negocio.
  • Para mantenerse por delante de la competencia desde una posición de liderazgo de mercado, aumentando la flexibilidad y potenciando la capacidad de adaptación al mercado y la tecnología.
  • Para reducir riesgos.
  • Para liberar recursos económicos y reinvertirlos en los aspectos clave del negocio, al reducir las inversiones en equipos, stocks y personal.
  • Para mejorar la utilización de los recursos propios, contar con una mayor disponibilidad y mayor rendimiento general.
  • Para convertir costes fijos en variables.
  • Para recibir ideas innovadoras para mejorar el negocio, los productos, los servicios.
  • Para incermentar el volumen de operaciones en los períodos en los que dicho incremento no podría ser financiado con recursos propios.

Pero, en definitiva, las razones más importantes por la que las empresas utilizan la subcontratación son la posibilidad de ahorrar gastos mediante unos servicios de alta calidad desarrollados por expertos, además de la posibilidad de dedicar mayor tiempo a las actividades que realmente quiere realizar la empresa para aumentar su competitividad y su cifra de negocios.

Te puede interesar: La necesidad de implementar el outsourcing en tu empresa o negocio

Como en todo, la subcontratación industrial conlleva riesgos, por lo que hay que hacer los estudios necesarios antes de dar el paso y, sobre todo, contactar con los talleres de subcontratación que se dedican a las tareas a subcontratar con el fin de alcanzar un acuerdo satisfactorio, tanto económicamente como en cuanto al compromisos de alcanzar los objetivos que se buscan.

Razones para no subcontratar

  • Mantener los puestos de trabajo para evitar que la lealtad de los empleados que siguen en la empresa baje, manteniendo el compromiso con la misma.
  • El descenso general de la la moral de los empleados, en el caso de que suponga el cierre de algún área de la empresa.
  • La posibilidad de perder el control sobre el proveedor subcontratado.
  • Perder de vista la filosofía general de la empresa.
  • La dependencia de los proveedores subcontratados.
  • La posible pérdia de confidencialidad en cuanto a productos, servicios, etc.
  • El temor a que la empresa subcontratada pueda hacer la competencia a la principal.

Como se ha visto, la subcontratación es beneficiosa para las empresas siempre que sea bien estudiada y se pueda permitir. En muchos casos no será necesaria y en muchas tareas tampoco, pero sobre todo es algo que se tiene que valorar.

Vía: kuzudecoletaje.es

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL