Consejos para mejorar la productividad

productividad-empresa

La mayoría de los empleados y emprendedores trabajan horas extra cada día por lo que puede afectar los hábitos de vida, a tal punto que muchos se acuestan con el smartphone al lado de la cama y otros no dejan de revisar el e mail fuera de la oficina de trabajo.

¿Pero esto es necesario? Es cierto que trabajar fuera de las horas de oficina es beneficioso para uno con el objeto de conseguir un dinero extra y para la empresa cuando lo crea conveniente.

Pero si se hace todos los días significa que hay una pésima organización corporativa y personal. Para enmendarlo, hay ciertos consejos para organizarse y mejorar el desempeño laboral :

Levantarse temprano

Un método para sacar provecho al día es llegar temprano a la oficina donde se empezará la jornada de trabajo sin muchas distracciones (llamadas telefónicas sin importancia, platicas innecesarias, entre otras cosas ), lo que permitirá a uno concentrase en lo que se va hacer durante el día. Esta técnica es de gran efectividad.

Planificar el día

La mejor forma de aprovechar el día de trabajo es planificándolo. Cada mañana hay que dedicar por lo menos entre entre 20 y 30 minutos en esta tarea y, por ninguna razón, se debe pensar que es tiempo perdido.

Por el  contrario: es una forma de contar con una buena agenda de trabajo que permitirá priorizar los temas realmente más importantes, culminarlos a tiempo y hasta reconocer nuevas técnicas para mejorar el desempeño laboral.

Por eso, al llegar temprano, serán minutos para concentrarse y el mejor aliado para planificar qué hacer durante el día.

Realizar las tareas más complicadas

Lo recomendable es priorizar y enfrentarse a las tareas más difíciles y complejas lo más pronto que se pueda. Y es que al empezar el día es más fácil concentrarse al contar con altos niveles de energía. Entonces, se resolverá los temas más complicados con mayor efectividad y rapidez.

Atender un tema a la vez

Si uno cree que ser multifacético o multitareas es un mérito, uno está equivocado. La forma ideal de planificar las actividades es tener una decisión firme de atacar las tareas más difíciles primero. Con ello, se podrá para atender tema por tema en forma separada.

El objetivo es lograr concentrarse para resolver planear nuevos negocios o resolver problemas. Es por ello que se debe evitar distracciones y guiarse por la agenda de trabajo.

Tomarse un break

Al planificar el día laboral, se recomienda dejar algunos espacios en blanco para reposar. Y es que el cuerpo y la mente necesitan ciertas pausas para recuperar energía. Y esto no significa que se perderá tiempo.

Se puede leer el periódico durante 10 o 15 minutos, tomar un café o tener una conversación agradable.

Aprender a decir no

Aunque parezca lógico, un secreto para concentrarse en lo importante qué hacer en la oficina es no prestar atención a las tareas sin importancia. Si se aprendes a decir que no, es probable que la agenda se abarrote de temas que quitan tiempo y generen pocos beneficios a la empresa y para uno.

Ordenar la oficina y computadora

Hay que saber que el espacio de trabajo tiene dos facetas: una real (la oficina, la planta, etc.) y una virtual (la computadora). Y no es posible ser eficiente si este ambiente se encuentre desordenado  donde se pierde valioso tiempo, por ejemplo, buscando un documento o archivo importante que alguien colocó sobre el escritorio.

Dividir las tareas en labores más pequeñas

Se debe comenzar el día priorizando labores y agendándola cada una. Y si ésta son separadas en tareas más fáciles y cortas, el cerebro responderá mejor, disminuyendo  el estrés para alcanzar las metas de una manera eficiente y rápida.

¿Has tenido alguna oportunidad de aplicar estos consejos en tu trabajo? O, en todo caso, ¿Tienes otras recomendaciones sobre la forma cómo elevar la productividad en la oficina?

Vía: Forbes

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion