Despertarse 30 minutos antes para tener más ideas

levantarse-temprano

La mayoría de los empresarios de éxito suelen tener entre sus hábitos el madrugar mucho antes que el promedio de personas.

Por esta razón, se aconseja despertarse 30 minutos antes para tener más ideas, ser más productivo a lo largo del día, entre otros beneficios para la salud.

Mente más fresca

Si se tiene el hábito de levantarse temprano es de gran ayuda para que la salud de la mente sea más sana y capaz de soportar todas las actividades a lo largo del día.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




En general, el cuerpo se siente más enérgico, más fresco y más optimista ya que si se madruga se cuenta con más tiempo para realizar las actividades cotidianas.

Productividad al máximo

Si uno se levanta temprano en la mañana asegurará una productividad al máximo, mayor tiempo de sobra y simplemente otra manera de encarar la vida. Pocas distracciones, tranquilidad en todos los lugares y una mente activa garantiza la mayor generación de idead durante el día.

Todos estos beneficios de madrugar directamente inciden a otros aspectos de la salud, como evitar el estrés, problemas estomacales e hipertensión.

Meditar y reflexionar

La meditación y el yoga son actividades que se relacionan fuertemente al punto anterior, a la salud de la mente. Levantarse 30 minutos antes de las 6 de la mañana puede sonar como algo complejo, sin embargo ofrece el mejor momento para desarrollar estas actividades ya que ambas requieren tranquilidad, concentración y sin ninguna interrupción.

Se recomienda meditar o hacer yoga entre unos 30 o 45 minutos todas las mañana para prepararse en óptimas condiciones de comenzar el día con energía y vitalidad.

Disfrutar del desayuno

Los especialistas señalan que el desayuno es la comida más importante del día y es por eso vale la pena levantarse bien temprano para tener el tiempo necesario para disfrutar con tranquilidad el desayuno y absorber todas las vitaminas y necesarios.

Hacer ejercicio

Hay muchos beneficios de hacer algo de ejercicio cada mañana. Y si uno se acostumbra a hacerlo, sale uno con enormes ganas de recorrer el mundo. Al comienzo se tendrán algunos días de cansancio, pero la sensación es de vitalidad, fuerza y energía.

A ello se debe agregar una caminata mañanera y hasta desayunar al aire libre en una terraza, patio o balcón. Y es que el aire fresco, el oxígeno de cada mañana y la luz natural son factores reconfortantes para comenzar el día con buen ánimo.

Aprovechar del tiempo adicional

No hay que despertarse mas temprano solo para chequear los e mails o leer los blogs y perder cierto precioso tiempo adicional. Se debe utilizar ese tiempo para planear lo se hará durante el resto del día, ejercitarse, meditar o leer.

Recompensarse uno mismo

Si parece al principio que uno está forzando a hacer algo desagradable, lo recomendable es convertirlo en algo agradable y darse cuenta que despertarse temprano puede traer una buena recompensa como prepararse una taza caliente de café o leerse un libro. Se debe encontrar algo que sea agradable para uno y hacerlo parte de la rutina mañanera.

Tener una buena razón

Uno debe mentalizarse que hay algo importante que hacer temprano por la mañana. Esta razón a uno lo motivará para levantarse. Si a uno le gusta escribir por la mañana, esa podría ser la razón de madrugar.

Viajar temprano

A nadie le gusta el tráfico vehicular a las horas pico, y transportarse entre el caos, el ruido y la polución. Por ello se debe viajar temprano para el tráfico sea mucho más facil lo que es de gran ayuda para llegar rápidamente al trabajo ahorrando tiempo y dinero si se va a la oficina en bicicleta en caso que la oficina se ubique cerca de la casa..

Cura el insomnio

Los especialistas indican que madrugar más temprano puede curar a las personas que sufren de insomnio, pues llegarán más cansados a la cama por la noche.

No se debe caer en la creencia que podemos dormir únicamente 4 horas porque Donald Trump lo hace, ya que los estudios señalan que nadie debería dormir más de 8 horas al día. De lo contrario, no se tendrá más vitalidad, sino más cansancio.

¿Cómo introducir el hábito de madrugar?

Los más perezosos deben incluir a su rutina una serie de actividades en forma progresiva; es decir, paso a paso, donde cada día se tenga que poner el despertador 30 minutos antes.

Pero no hay que apagarlo ni posponerlo. Cuando suene el despertador, unodebe levantarse como si fuera un recluta del Ejército. Eso es disciplina.

Y luego que hayan pasado varios días y esos 30 minutos ya es parte de la rutina (por ejemplo, levantarse a las 6.00 AM), no se debe centrar en acostarte antes, sino hacerlo cuando el cuerpo lo pida. No se debe forzar el cuerpo a dormir cuando no se tenga sueño. Poco a poco, el reloj interno se irá adaptando.

Otro hábito para madrugar y regular el reloj interno es no dormir en las famosas siestas. Es la única forma que el cuerpo cada vez nos exija ir a la cama más temprano.

Y; claro, no romper esta rutina que se quiere adquirir, pues para el inicio de la próxima semana se habrá echado todo a perder. Es como dejar de fumar, si uno es tentado y recae, es un total fracaso.

Y acostarse temprano. Si se continúa este hábito, mientras uno intenta levantarse temprano, logrará convertirlo en rutina. Si uno realmente está cansado, simplemente nos quedaremos dormidos mucho más pronto de lo que uno imagina.

Finalmente, colocar el despertador lejos de la cama, pues si está al lado de tu cama, es fácil de apagarlo semi dormido con solo mover el brazo. Pero si está alejado de la cama uno tendrá que levantarse para apagarlo. Para entonces, uno ya estará despierto.

En tu caso, ¿eres de las personas que se levantan temprano para planear el día?

Vía: 99u
Foto: buenasalud

comments

Autor entrada:

Deja un comentario