El poder de pensar para motivar en las empresas

El poder de pensar para motivar en las empresasToda organización que requiera el trabajo de personas ajenas a la entidad para lograr ciertos fines, debe contar con políticas de Recursos Humanos que integren  las expectativas de cada uno de los miembros de la empresa, de esta manera la retribución será positiva.

Para incentivar a un profesional la empresa debe conocer sus necesidades, motivaciones, gustos y metas personales.

Cómo aumentar la motivación: Existen condiciones de trabajo que operan fundamentalmente para aumentar la motivación y la satisfacción en el empleo. Estas son:

– Logros

– Reconocimiento

– Progreso

– Trabajo mismo

– Posibilidad de desarrollo

– Responsabilidad

El reconocimiento de alguna de estas características por parte del empleador aumentará la motivación de los empleados en las actividades laborales, ya que estimulará su confianza.

Pero ¿cómo aumentar la motivación en el trabajo? Existen ciertas claves para incentivar a las personas en este sentido.

Conducta: Cuando contrates a una persona para realizar una determinada actividad, procura entregarle los conocimientos básicos de su labor. Esto permitirá que el empleado se sienta seguro de lo que está haciendo.

Sentimiento: El empleador es un promotor del desarrollo personal y profesional, y por tanto, su función es orientar a los trabajadores.

Pensamiento: Los resultados que obtenga una empresa dependerán del esfuerzo dedicado por parte del empleado a las labores asignadas. Este esfuerzo siempre se puede mejorar y para esto será importante el trabajo en conjunto.

Desarrollar la motivación en los trabajadores impulsará la obtención de lo mejor de ellos, haciéndolos percibir, sentir y pensar en que la finalidad última es conseguir el crecimiento personal dentro del ámbito laboral.

Fuente: Alto Nivel

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion