El Síndrome de Fatiga Crónica y el trabajo

sindrome-de-fatiga-cronica

El Síndrome de Fatiga Crónica y la productividad en el trabajo  es desde hace un par de décadas motivo de muchos estudios a nivel mundial ya que está íntimamente relacionado con la baja productividad de los empleados en el trabajo debido a la vulnerabilidad que ocasiona a nivel psicológico y el impacto en el rendimiento físico.

El Síndrome de Fatiga Crónica (SFC)  ha sido estudiado en muchos países y en el Hospital Valle de Hebrón en Barcelona, España, el especialista  José Alegre Martín concluye que la mayoría de los pacientes son mujeres jóvenes, entre los 25 a 30 años.

Identificando los Síntomas

Algunas de los siguientes síntomas deberían ser considerados

  • Alteraciones de la memoria.
  • Alteraciones de la concentración.
  • Fatiga que con medicación no se soluciona.
  • Reducción en el nivel de la actividad.
  • Dolores (garganta, muscular, cabeza).

En ciertos casos en donde se supera los 6 meses con medicación y sin mejora de los síntomas tenemos un indicador adicional para diagnosticar el SFC .

Estas situaciones aplicadas a la actividad laboral cotidiana representarán significativas deficiencias en la productividad de nuestros empleados y sus relaciones laborales, por lo tanto es recomendable que uno mismo preste atención ante cualquier señal de las mencionadas en donde lo más importante podría ser aquella pérdida de la capacidad de concentración ya que afecta todo lo que implica el proceso diario de leer, procesar y realizar actividad intelectual. A diferencia de otras enfermedades la solución no es el descanso, pues el descanso para alguien con SFC  no repara el agotamiento porque cuanto más se duerme más agotamiento se tiene.

¿Qué desencadena  el SFC?

Los estudios en cuanto al motivo que desencadena este Síndrome aún no están bien definidos, se presume que químicos como pesticidas, situaciones de tensión, accidentes o tal vez un simple virus pueden ser los detonantes pero realmente es mucho más complejo, porque debemos estar atentos y alertas a las situaciones previas que acumulan sentimientos de fatiga o cansancio.

En el entorno laboral es donde se encuentran quizás los escenarios mas adecuados para despertar el SFC, ya que situaciones sin control y la presión del trabajo suelen generar picos en los estados de animo incluso fuera del horario de trabajo  y un descontrol que aunque no sea obvio puede ir mermando la productividad del trabajador.

La Universidad de Amberes en Bélgica estudia cuan importante puede ser tener un temperamento mas pasivo y menos riesgoso. Aquellas personas que demuestran inseguridad y pesimismo o incluso en la dificultad de mostrar las emociones ante una situación, pueden colaborar con desarrollar este Síndrome. Las personas que presentan fatigas o frustraciones  incluso los empleados considerados “adictos al trabajo”,  “incapaces de delegar”, “sujetos de alto rendimiento” o “aquel incapaz de decir ´no´” están dentro del grupo de riesgo.

¿Cómo superamos el Síndrome de Fatiga Crónica?

  • Psicoterapia. Busca modificar aquellos rasgos base que dificultan nuestra tranquilidad en el trabajo, elevando la autoestima principalmente y buscando reconocer nuestros límites y lograr una vida más  equilibrada.
  • Realiza ejercicios de relajación y que favorezcan a la tranquilidad y equilibro en la respiración.
  • Visita al médico y realiza todos los exámenes para descartar deficiencias médicas.

¿Sientes que puedes estar cerca al Síndrome de Fatiga Crónica?

Vía: afibro.org

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion