¿Eres la mano derecha de tu jefe? Ventajas y desventajas

¿Eres la mano derecha de tu jefe?

Ser la mano derecha de tu jefe puede significarte no solo reconocimiento por parte suya y de sus pares, sino también cierto grado de envidia entre tus compañeros de labores. La verdad es que muchas personas suelen ser bastante negativas frente a los logros conseguidos por otros. Y por ello, si te has ganado esta posición, debes estar mentalmente preparado para asumirla de la mejor manera.

Haber llegado a ser la persona de confianza de tu jefe te distingue del resto del equipo. Esto significa que eres una persona que trabaja de manera excelente, que tiene potencial de crecimiento y que tiene visión. Entonces, tu responsabilidad como parte del equipo es estar a la altura ya que, suele ser práctica común que los jefes consulten – en calidad de sondeo, no de última palabra- con el personal de confianza sobre medidas que puedan afectar al resto del equipo, para que puedan tomar una mejor decisión.

No solo eso, sino que algunos jefes suelen delegar tareas importantes en su mano derecha. Estas tareas suelen ser una magnífica oportunidad para mostrar tu potencial de líder y las capacidades que tienes para dirigir equipos, para solucionar problemas y para ser considerado en algún ascenso próximamente. Pero ahí no acaba la ventaja de ser la mano derecha de tu jefe. En realidad también significa que otros colaboradores aspiren a ser cómo tú e imiten tus actitudes y tus conocimientos. Por ende, debes mantenerte humilde y encaminado hacia tus propósitos y los de la organización. Además, deberás cuidar tu imagen personal.

Como desventaja, la más común es que ciertos compañeros pueden sentir algo de envidia por tu posición, ya que ellos no la tienen. Pero lejos de desanimarte o desarrollar animadversión por estas personas, mantente positivo y enfócate en los resultados. También trata de ayudar a quienes te lo soliciten para mejorar tus relaciones profesionales, los indicadores grupales de tu área y no afectar el clima laboral del área.

Recuerda que si te has ganado esa privilegiada posición por méritos propios, no debes dejar que las dudas o los comentarios malintencionados te afecten y por el contrario, debes trabajar con más motivación y concentración para que tu productividad siga siendo tu mejor carta de presentación.

¿Alguna vez has sido mano derecha de algún jefe? Comparte tu experiencia.

Fuente: Gestión.pe

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion