Hábitos que te mantienen “pobre” a pesar que ganas bien

cambiar habitos

Pudiera ser que ganes un poco más del sueldo mínimo, vivas solo (o aún con tus padres) y no tengas mayores responsabilidades financieras.

Pero a pesar de esto, siempre estás preocupado por no tener dinero, no saber qué hacer el fin de se semana antes de la quincena para comprar algo o salir de casa a pasear. Bueno, no eres el único.

Esto suele suceder con más frecuencia de la que piensas. Y es que cuando se trata de afrentar la realidad financiera, cada quien se ve enfrentado a sus propios “fantasmas” que lo atormentan cada noche o cada vez que tiene que pagar algo.

Lee también: 10 actitudes básicas de los que tienen pasta para ser ricos

Las causas pueden ser muchas (quizás la principal es la motivación misma), por lo que ofrecemos algunos de los hábitos que pudieran considerarse inofensivos o que nunca han sido tomados en serio por lo que seguirás manteniendote como “pobre”, en el sentido que el dinero nunca te va a alcanzar para todo lo que quieres.

1. Si hay forma de que pague más

Una de las peores cosas que puedes hacer es que, a medida que ganas más, siempre vas a gastar más. Entonces, esto si bien puede generar una sensación de estabilidad y bienestar (además de estatus), hará también que siempre gastes más de lo que esperas, simplemente porque “te lo mereces” o porque sabes que algo es mejor si cuesta más.

Recuerda  que siempre habrá forma de pagar menos por las cosas, sólo es cuestión de dedicarle tiempo a buscar alternativas, considerar opciones que le causen esfuerzo (y no le alcahueteen la pereza) y comparar.

2. Cuando termine este día

El otro hábito es considerar seguir viviendo sólo el día a día. Hay que considerar que poco a poco uno se va haciendo viejo y que a medida que más tiempo pasa y no te preparas para lo que viene en el futuro, las cosas se encarecen mucho más y el esfuerzo que tendrás que hacer será mucho mayor. Esto no solo aplica por el hecho de pensar en la pensión o de qué va a vivir en unos 20 años, sino también en planear las cosas que se quiere.

3. “¿A dónde va Vicente…?”

Esto es parte de un dicho que implica que si uno se deja llevar por las expectativas y metas que le planteen los demás o que “vayan saliendo por el camino”, en su vida siempre se verá “corto” de dinero. Cuando no se tiene claro quién es uno ni para dónde va, no se sabrá qué ruta seguir y, con ello, tampoco qué decisiones tomar.

4. Todo lo extra se va

Quizás hubo una semana en la que se mantuvo dentro del presupuesto que se tenía estimado, que se dejó de hacer compras hormigas y permitió, a final de mes, llegar con un dinero extra. Entonces, la forma de celebrar que lo logró es gastándolo. ¡Gran error!

5. Pensamiento de “pobre”

Sin duda que el lenguaje puede llegar a tener un efecto fuertemente influyente en su vida, por lo que frases como “es que no puedo porque no tengo dinero” o “´mi sueldo no me alcanza para pensar en eso”, hacen que esas simples teorías se puedan convertir en realidad. Puede que se tenga problemas financieros, pero hay que cambiar todas esas negaciones por frases positivas; es decir, convierta lo negativo en positivo.

¿Crees que puedas ponerlo en practica ahora mismo?

Vía: finanzaspersonales.com.co
Foto:asesoriaonlineajc.com

Artículos Relacionados