Headhunter peruano ofrece las tres claves para no ser empleable

Para ser empleables hoy debemos ser competitivos y saber trabajar en equipo, pero evitar ciertos hábitos que perjudicarán la contratación laboral.

Ser empleable tiene que ser una prioridad a lo largo de toda la carrera, y no solo para las personas en busca de trabajo.  Y es que la empleabilidad va más allá de una necesidad puntual.

Se se trata de una actitud ante la vida laboral, de querer tomar las riendas de la carrera. Y se calcula que 6 meses es el tiempo promedio de recolocación de un ejecutivo en el Perú por lo que la manera de conseguir un empleo no se limita a postular a las posiciones abiertas, sino que debe explorar diversas opciones.

Precisamente, sobre este tema, Sergio Borasino, headhunter y socio de AB INAC, una empresa peruana especializada en búsqueda de ejecutivos para nivel directivo y gerencial y que cuenta con más de 23 años de experiencia trabajando con empresas trasnacionales y nacionales de distintos rubros, advierte sobre situaciones —a veces involuntarias— que pueden limitar la siguiente contratación.

Y es que en un mercado tan complejo y cambiante como en el que vivimos, aunque las cosas en el Perú siguen relativamente estables, el hacer una lista de todo aquello que nos hace más empleables, es clave para tener el poder de decidir sobre mi proyecto de vida profesional. Y también las cosas que no se debe hacer para ser empleable.

1. Pelearse con el jefe

A lo largo de la carrera se tendrán varios jefes. De todos se puede aprender algo.” Con algunos de ellos congeniarás y se convertirán en amigos de por vida. Pero con otros puedes llegar al polo opuesto. Un error no poco común es pelearte abiertamente con él o ella. No conozco a un solo profesional que haya salido airoso de esta situación“, señala Borasino.

Así que la mejor estrategia es trazar un plan de salida por la vía diplomática: buscar otra asignación dentro o fuera de la empresa, o esperar pacientemente el siguiente cambio. “La espera parece una locura, pero la evidencia nos muestra que, en muchos casos, el que se queda termina quedándose solo —sus pares encuentran otras opciones— y se convierte en la única opción a ascender“, asegura el ejecutivo.

Te puede interesar: 11 trucos para superar una entrevista de trabajo y ser contratado en cualquier sitio

2. Cambiarse de trabajo frecuentemente

Hoy, los empleadores serios buscan gente apasionada por la propuesta profesional. Piensan que el tema económico ‘acompaña, no convence’, por lo que muchos cambios, muy seguidos —un promedio de menos de cuatro años por empresa—, pueden incluir en este prejuicio para ser contratado.

3. Trabajar para una empresa con una ética dudosa

Para Borasino, esto posiciona al profesional como una persona de ética dudosa. Por un lado, cuestiona su integridad. Por otro, aunque se pueda demostrar que no estuvo involucrado en los problemas de la empresa, limita el potencial contratación. ¿Por qué? Porque la llegada a la nueva empresa le daría un mensaje equivocado a la organización (¿ahora contratamos a gente de empresas de ética dudosa?) y esto en muchos casos lleva a los empleadores a abstenerse.

Vía: Semana Económica

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments