¿La importancia de la oficina?: la productividad aumenta fuera de ella

productividad-fuera-de-la-oficina

Dentro de nuestro imaginario popular hay una idea difícil de desterrar: la importancia de la oficina. Creemos, aseveramos y estamos convencidos de que si uno está en la oficina está trabajando, que uno debe estar dentro de la empresa para cumplir los objetivos, pero ¿cuánto de cierto hay en esto? ¿Realmente uno es más productivo estando en el centro de labores? ¿Uno puede llegar a ser más productivo trabajando fuera de esas cuatro paredes? ¿Cuánto de cierto hay en la importancia de la oficina?

[cita class=”d”]Tu jefe no tendrá que exigirte estar entornillado en la silla de tu oficina. Pues tú tendrás la potestad para trabajar como te dé la gana. De esta forma se ocupará de otros quehaceres y ya no de estar detrás de ti controlándote al máximo. No se preocupará que estés uno en tu centro laboral, ya no se indignará por tus tardanzas, porque simplemente las tardanzas no existirían. [/cita]

Bueno, te diremos que dos ejecutivas de recursos humanos, Cali Ressler y Jody Thompson han visto este inconveniente, se han detenido a analizar y han visto lo que todos vemos, pero no solemos advertir: un clima empresarial deteriorado y, a veces, intolerable, que liquida la productividad y satisfacción a partes iguales. Es decir, estas dos mujeres están desmitificando algo muy arraigado en nosotros: la importancia de la oficina.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Estas ideas novedosas las publicaron primero en un libro titulado “Por qué el trabajo apesta y cómo solucionarlo”, y uno segundo llamado “Por qué la dirección apesta y cómo solucionarlo”. Pero eso no es todo, ya que han elaborado las reglas para lo que ellas consideran la empresa ideal. Estas ideas sobre cómo organizar una empresa quizá te puedan sorprender.

El personal tendrá albedrío

Tu jefe no tendrá que exigirte estar entornillado en la silla de tu oficina. Pues tú tendrás la potestad para trabajar como te dé la gana. De esta forma se ocupará de otros quehaceres y ya no de estar detrás de ti controlándote al máximo. No se preocupará que estés uno en tu centro laboral, ya no se indignará por tus tardanzas, porque simplemente las tardanzas no existirían. Tú tendrás la libertad para trabajar como desees, y por eso mismo sabrás que tienes responsabilidades: si te descuidas no podrás culpar al estresante ambiente laboral, sólo a ti. De este modo podrás ser feliz utilizando tus propios métodos laborales, serás el creador de tu propia forma de trabajar. Esto puede ser altamente estimulante, porque ¿quién no ha deseado siempre la independencia?

Podrás irte de la oficina sin pedir permisos ni presentar ninguna excusa

¿Imaginas poder trabajar cuatro horas en tu oficina y las cuatro horas restantes desde tu casa? Aquello parece ciencia-ficción si se lo declaras a tu jefe, pero créelo, esta es una de las alternativas que Ressler y Thompson sugieren. Ya no tendrás que presentar excusas para no ir a trabajar, incluso puedes estar en otro país y en otra ciudad porque aún seguirás trabajando. Imagina estar en algún paraje exótico, en una playa relajante, pero siempre tendrás que cumplir tu responsabilidad. Estos ambientes libres pueden estimularte de mucha mejor manera que estar en encerrado en una celda. Hay muchas otras ventajas si se permite este actuar. Por ejemplo, en la actualidad cuando un empleado pide permiso para ausentarse (supongamos por alguna reunión en la escuela de su hijo o una enfermedad) pierde todo el día del trabajo. En cambio, con esta nueva modalidad uno no perdería todo el día, ya que puede trabajar desde casa. En muchos casos, los empleados van desganados a la oficina sólo por temer ser despedidos. ¿Queremos empleados motivados por el miedo?

[cita class=”d”]La propia actitud del trabajador será mucho mejor que la anterior, pues sabe que todo la responsabilidad es suya, sabrá que están confiando en él, en su capacidad para ser responsable. Lo importante para una empresa es conseguir objetivos, no los procesos. Si un trabajador es más productivo en su casa que en la oficina, díganme, qué preferiríamos. No sientes que hemos estado engañados todo este tiempo.[/cita]

¡Siente que vives!

¿Recuerdan “La metamorfosis” de Kafka?, En ese relato Gregorio Samsa despertó convertido en insecto, pero a él eso no le importó, porque lo que en verdad le preocupaba era que iba a llegar tarde al trabajo, tenía verdadero pavor de no poder ir a su oficina para sentarse ahí y trabajar. ¿Cuántas veces no nos ha sucedido algo similar? Podíamos estar enfermos, pero lo que verdaderamente nos importaba era no faltar al trabajo. Le damos más importancia al trabajo que a nuestra vida, toda nuestra existencia gira alrededor de trabajar. Sin ello nos sentiríamos totalmente desubicados? ¿Queremos siempre vivir así? ¿Nuestro objetivo en la existencia es simplemente trabajar? Para que no te sientas así, para que sientas que al fin estás vivo, la empresa ideal debería permitirte ingresar un jueves a las cuatro de la tarde. En la hora del refrigerio brindarte unas hors extras para que puedas leer. Los jefes deben entender que estar todo el día en la oficina no significa sinónimo de productividad, ese ideal de la importancia de la oficina debe ser borrada. ¿Acaso uno da todo por algo cuando realmente se siente valorado?

Los jefes también se verán beneficiados

Sin esta importancia de la oficina, ¿cómo se verían los jefes o las empresas beneficiados? Veámoslo desde el siguiente punto: la empresa se expandirá, ya que no es necesario que los empelados ocupen un lugar, habrá menos gastos y más empleados. La propia actitud del trabajador será mucho mejor que la anterior, pues sabe que todo la responsabilidad es suya, sabrá que están confiando en él, en su capacidad para ser responsable. Lo importante para una empresa es conseguir objetivos, no los procesos. Si un trabajador es más productivo en su casa que en la oficina, díganme, qué preferiríamos. No sientes que hemos estado engañados todo este tiempo.

¿Y tú crees en la importancia de la oficina? ¿O crees que puedes ser más productivo desde otros puntos?

Vía: yorokobu.es, es.paperblog.com

Foto: proyectofast.com

 

comments

Autor entrada:

Deja un comentario