La motivación en las empresas: Conoce los 3 tipos

La motivación en las empresas: Conoce los 3 tiposUna empresa que fomenta el equilibrio entre el trabajo y la vida aumenta la productividad laboral en los empleados, por eso es necesario que conozcas los 3 tipos de motivación laboral.

Hablar de incentivos laborales se reducía a favores especiales otorgados a unos pocos elegidos, como tener un escritorio más grande. Hoy, esas prácticas están obsoletas; motivar implica pensar en actividades que realmente impacten a los integrantes de una oficina, como propiciar mayor equilibrio entre trabajo y familia. En cuestión laboral, hay tres tipos de incentivos:

– Incentivo extrínsecos: Aquello que impulsa a la persona a levantarse en las mañanas y cumplir con sus actividades, por ejemplo, fama y reconocimiento. El jefe que sólo motiva en lo extrínseco ve al empleado como una “máquina de hacer dinero”, para la empresa su personal es “mano de obra”, y la manera de incentivarlo es a través de la coacción, es decir, lo reconoce o lo regaña.

– Incentivo intrínseco: Se refiere a retos que el empleado busca, y la motivación trascendente responde a cuestiones, como ¿de qué manera impacta lo que hago?. El jefe ve al empleado como “animal”, y la empresa lo veo como alguien que tiene competencias y conocimientos, y la forma de impulsarlo es a través del “poder manipulador”, con retos, trabajo atractivo y desarrollo profesional, enfocado exclusivamente en las emociones de la persona.

– Incentivo trascendental: Donde el directivo ve al empleado como persona, la empresa se refiere a talentos, con competencias y compromisos, y se les incentiva por medio del poder afectivo. Aquí se apuesta por la libertad y responsabilidad del colaborador, quien encuentra sentido a su trabajo y tiene misiones motivantes. El director que entiende e impulsa con motivos trascendentes es el que más posibilidades tiene de conseguir trabajadores comprometidos, porque mientras la persona sienta que la misión por la cual trabaja vale la pena, seguirá ahí.

Nuria Chinchilla fundadora y directora del Centro Internacional Trabajo y Familia del IESE Business School puntualiza que las ventajas de invertir en crear estrategias para que el empleado tenga mayor equilibrio en su vida profesional y personal se traducen en mayor rendimiento, retención de talento, mejora de la imagen interna y externa de la empresa y crece la iniciativa del personal. Si la empresa ve esto como un gasto, continua la rotación y las bajas por estrés, por lo que los resultados son de mala calidad al igual que el ambiente en la empresa.

Fuente: CNN Expansión

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.