Los 10 hábitos más improductivos que debemos evitar

Los 10 hábitos más improductivos

Asediados por el día a día, muchas veces es recomendable darse un momento para pensar y ver que es lo que estamos haciendo mal. Pronto, es probable que lleguemos a la conclusión de que estamos cargando hábitos no muy saludables en nuestras actividades, que reducen significativamente nuestra productividad en el trabajo.

Conozcamos diez de esos hábitos que debemos ir corrigiendo uno a uno, para que al final podamos disfrutar de una mejor vida y tengamos un extraordinario desempeño en nuestras actividades.

1. Permitir distracciones

Dejar nuestro correo abierto con notificaciones activadas, el celular con el volumen alto, alguna notificación de nuestras redes sociales, sólo son algunas de las interrupciones que encontraremos cada día.
El que estén ahí no significa que no las podemos evitar, y eso es lo más recomendable que podemos hacer. Desactivemos notificaciones, apaguemos el celular cuando sea necesario y avisemos que no deseamos ser molestados.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




2. No fijar nuestros objetivos o fijar demasiados

El no empezar y terminar el día sin un objetivo claro para nuestras actividades es un signo seguro de que ya hemos llegado, pero a ningún sitio. Al no tener un rumbo definido por nosotros mismos y que persiga nuestros objetivos, podemos llegar a un lugar muy diferente al que deberíamos de estar.

Del mismo modo, querer fijar muchos objetivos y atacarlos a la vez, sirve de poco o nada. Ya que perdemos el rumbo al ver que son demasiados.

3. Procrastinar

Este es quizás uno de los mayores retos que toda persona en su búsqueda de ser más productivos encontrará y notará.
¿Has estado realizando un informe o actividad y te sientes tentado a ver tus redes sociales? ¿Tienes algún pendiente para la próxima semana y lo haces el día antes de la presentación? Si te suena familiar, es normal. La procrastinación muchas veces ayuda a desconectarnos durante unos minutos para luego retomar el flujo normal de nuestras actividades, lo que no es recomendable es tomarse esa “desconexión” muy a menudo, aplazando actividades importantes para después.

4. Una vida desorganizada

Consecuencia de la procrastinación, muchas veces podemos llegar a tener una vida desorganizada. Pasar mucho tiempo mirando televisión, comer mientras trabajamos en el ordenador o saltarnos esas comidas, son sólo algunas de las actividades que reflejan el desorden en nuestra vida.

5. No controlar los gastos

Si no llegamos a controlar nuestros gastos, es probable que estemos acortando nuestras posibilidades de una vida mejor. Sin ese correcto control, incluso podríamos llegar a tener que trabajar más horas, afectando claramente nuestra productividad.

6. No gestionar nuestras tareas, ni nuestro día

Al igual que fijar nuestros objetivos es uno de los hábitos más improductivos, también lo es el no gestionar nuestro día. El no gestionar nuestras tareas puede hacer que veamos nuestro trabajo como inalcanzable, incluso nos perdernos entre lo que es importante y lo que no, olvidando proyectos que necesitan de nuestra mayor atención.

7. Multitarea, micromanagement y no saber delegar

Tiempos atrás quedaron en donde ser Multitarea era sinónimo de mayor efectividad y productividad en una persona. Lo cierto es que no podemos concentrarnos en más de una cosa a la vez, siempre uno de ellos va tener mayor peso, por lo tanto el otro será deficiente y no es recomendable seguir esta práctica.

Por otro lado, el no saber delegar tareas y hacerlo todo nosotros mismo es otro de los hábitos que pueden estar afectando nuestra productividad. Es tan sencillo como delegar alguna acción y seguir con las nuestras.

8. Consumir demasiada información

El vivir en la era de la información no es excusa para tener cientos de correos sin leer en nuestra bandeja, quizás muchas de ellas suscripciones a páginas que poco aportan a nuestro flujo normal de trabajo. Tampoco lo es el revisar constantemente páginas de noticias o redes sociales. Cortemos con todo eso, y enfoquemonos en lo que realmente importa.

9. Ignorar las ventajas de las nuevas tecnologías

Antes era normal el uso de una libreta de papel para gestionar nuestras tareas. Hoy en día y a pesar de que muchos encuentran todavía útil el uso de una herramienta como esa, lo cierto es que podemos hacer uso de un número muy extenso de herramientas tecnológicas que ayudarán significativamente a mejorar nuestra productividad.
El uso de este tipo de herramientas van desde la conectividad desde cualquier lugar a través de internet, permitir una mayor colaboración y cualquier otra cosa posible en beneficio de nuestras actividades.

10. No admitir ni aprender de tus errores

Ahora que hemos identificado alguno de nuestros hábitos más improductivos, es momento de pensar bien las cosas y cambiarlas. Todo esto con el fin de ser más productivos en lo que hacemos y disfrutar de una mejor vida.

Vía: MuyPymes

comments

Autor entrada:

Deja un comentario