Los 3 errores que matan la productividad

Si se los erradica, se estará contribuyendo en gran medida a incrementar el bienestar emocional, el de los colaboradores y hasta el de la familia.

Muchas personas sienten que no rinden bien en su trabajo, que su día es corto para hacer todo lo que necesitan hacer o que los interrumpen demasiado.

¿Cuáles son algunos de esos errores que se cometen de manera permanente, y cuáles son esas malas prácticas que atentan contra la productividad?

La verdad es que muchos emprendedores y trabajadores son totalmente conscientes de su baja productividad, ya que si no la perciben a nivel intelectual, sí que la perciben en forma de constante insatisfacción, frustración, angustia y preocupación, que a final de cuentas, va abriendo paso al desánimo y a la apatía.

Por ello que existen diversos factores, tanto internos como externos, que obstaculizan, y en algunos casos, hasta impiden dicho logro, sin embargo, consideramos que en nuestro quehacer diario, existen 3 errores garrafales que matan la productividad. Estas son:

1. Establecer reglas de uso de tu correo electrónico

Según un estudio de McKinsey, la mayoría de los ejecutivos dedican por lo menos el 30% de su día a atender el correo electrónico, lo cual significa la tercera parte del día dedicada a esta actividad. Si bien es cierto que forma parte de tu trabajo, sin embargo, hay que recordar que es una “herramienta” de comunicación escrita, que tiene que hacerte más productivo, no menos.

Por eso que hay ciertos tips que pueden ayudar a atender el correo electrónico en forma más inteligente durante tus horas de trabajo:

– Promover con el equipo de trabajo una campaña “antimailitis”, cuyas bases sean las siguientes: si lo que se va a tratar no puede ser comunicado en 5 líneas, entonces dicho asunto requiere una comunicación telefónica o presencial.

– Pedir que sean selectivos con los CC y CCO para no afectar innecesariamente el tiempo de los demás.

– Que sea utilizado principalmente para enviar documentos adjuntos o para confirmar acuerdos.

– Prohibir enviar mails a partir del viernes por la tarde hasta el lunes por la mañana.

– Prohibido discutir o gestionar asuntos emocionales a través de esta herramienta.

Te puede interesar: ¿Cuáles son las 5 actividades que minimizan tu productividad en la oficina?

2. Organizar las actividades y delimitar tiempos

Es muy importante tener una agenda planeada y con horario establecido todos los días. Esta planeación debe tomar en cuenta algo muy importante y que se convertirá en prioridad: agendar días y horario específico para trabajar lo que “no” se puede dejar de hacer para seguir avanzando en el cumplimiento de los objetivos.

Estas prioridades se las tendrá que cumplir sí o sí, aunque se queden pendientes algunas otras actividades. Y en las actividades en las que estén implicadas otras personas, es buena práctica que se les hagas saber del tiempo que se tiene destinado para esa actividad y una vez que saben cuánto tiempo tienen, definir en conjunto cuál es el resultado al que deben haber llegado al finalizar la actividad.

3. Aprender a decir ‘No’

Hoy se sabe la importancia de mantener un liderazgo colaborativo para lograr compromiso y cumplimiento, es por eso que muchas veces se trata de atender todo y a todos para que se sientan escuchados y que sepan que importan sus ideas y su persona.

No hay que confundir ser colaborativo con estar a disposición indiscriminada. Con una buena comunicación del líder, el equipo o  los colaboradores, podrán comprender que es necesario que el emprendedor, como su líder, esté enfocado y sea eficaz y productivo para que ellos también lo sean y todos puedan lograr los objetivos.

Vía: Entrepreneur

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados