Los estudiantes “mediocres” serán más exitosos y creativos en su vida laboral

Siempre hemos entendido que las buenas notas reflejan mucho de la persona y lo tomamos como un buen pie para su futuro. Pero esto no es así.

Siempre se ha entendido que las buenas notas en el colegio o universidad reflejan mucho de la persona y se toma como un buen pie para tener un futuro prometedor. Pero, no es del todo cierto.

Hace poco, el periodista inglés John Haltiwanger publicó un artículo en el portal Elite Daily, donde expuso la teoría que aquellos alumnos que obtienen altas calificaciones académicas no son necesariamente los más inteligentes.

Mientras que aquellos “estudiantes mediocres” (los que obtienen notas que van del aprobado justo hasta el notable bajo), son los que tienden a ser más exitosos y creativos durante su vida laboral y personal ….¡mucho más exitosos que los alumnos de notas sobresaliente!

Tenemos el caso de Bill Gates, el hombre más rico del planeta,  quien dijo alguna vez que  “la escuela te dan oportunidades para ir aprobando tus exámenes, para que tus tareas te resulten más fáciles y llevaderas. Esto no te ocurrirá en la vida real”. 

Recordemos que Gates abandonó la Universidad de Harvard en 1975 para iniciar el proyecto Microsoft, y fue hasta 2007 que recibió un título honorario de esa institución por su trayectoria como empresario y sus iniciativas humanitarias.

Y cuando se le preguntó que opinaba de las pruebas en la universidad, dijo: “Yo fallé en algunos exámenes, pero mi compañero pasó todo. Ahora él es un ingeniero de Microsoft y yo soy el dueño de Microsoft”.

Está claro que no es suficiente ser un alumno modelo y sobresaliente, así que te mostramos aquellas razones contundentes para que dejar de creer que ser un buen estudiante garantiza triunfar en la vida.

1. Las buenas calificaciones no son suficientes para conseguir un buen trabajo

Un buen puesto de trabajo o un negocio propio exitoso no depende de unas buenas calificaciones o promedio. Estas solo son un componente de la fórmula completa.

Si se piensasque tener buenos promedios es suficiente para alcanzar tus metas, se limitará a memorizar teorías, fórmulas y ecuaciones. Cuando la realidad, no es el dato como tal el que importa, sino la interpretación y decisiones que se toma a partir de estos.

2. Memorizar las cosas no es lo mismo que aprenderlas

La mayoría de estudiantes en su afán de aprobar materias, ven el conocimiento como algo por memorizar y no por aprender. No les interesa el por qué, sino que su resultado coincida con una hoja de respuestas.

La realidad es totalmente distinta: la experiencia es producto del aprendizaje, no de la memorización. En el trabajo, en los negocios, no hay escenarios idénticos que permitan replicar respuestas; cada asunto tiene su particularidad y tu experiencia es la que te permite llegar a soluciones creativas.

3. El éxito no solo se trata de estudiar

Existe un valor adicional de la universidad que se puede equiparar con el conocimiento: el networking. Si se pasa todo el tiempo  pegado de los libros y memorizando conocimiento,  no se tendrá tiempo para invertir en el capital social. En la universidad se podrá encontrar posibles socios, compañeros de trabajo, jefes, clientes o proveedores.

Es por esto que aquellas personas que dedican parte de su tiempo a conocer a otros individuos, terminan consiguiendo buenos trabajos y negocios, ellos entienden que un promedio te puede mostrar puertas, pero las relaciones sociales serán la llave para abrirlas.

Te puede interesar: Abandonaron sus estudios y se convirtieron en multimillonarios

4. Ser buen estudiante puede hacer creer que nadie puede enseñar algo nuevo

Todo el mundo tiene algo para ensañar; en los negocios, en la vida, en el trabajo, en tu universidad. No se tienen todas las respuestas, y el hecho de reconocerlo, prepara mentalmente para nunca dejar de aprender. Para triunfar en la vida, una buena calificación puede ayudar. Sin embargo, hay que tener la certeza que el coeficiente intelectual tiene sus limitaciones para enfrentar ciertas realidades.

5. Ser exitoso en la vida no cuestión de conocimiento, sino de actitud

Llegará el momento en el que el coeficiente no será suficiente. Y es aquí cuando entra a trabajar la inteligencia emocional para enfrentar dificultades, retos y fracasos. Se dice que el 90% de las personas exitosas en el mundo tienen 15 rasgos de la inteligencia emocional. Las personas que triunfan en la vida no son los más inteligentes, sino aquellos que tienen la actitud para nunca dejarse vencer, para nunca dejar de aprender.

6. Un título universitario solo demuestra lo poco que se sabe

Hay personas tan conformistas que piensan que un título universitario es equivalente a todo el conocimiento que necesitan aprender en la vida. Salen de la universidad con los egos por el aire, sintiéndose los encargados de tomar decisiones estratégicas y creyendo que merecen salarios envidiables, ya que asumen que una toga y un birrete da estos privilegios.

Un título solo demuestra lo poco que sabes. Un título demuestra que tienes ciertos conocimientos teóricos, y no la experiencia práctica de resolver problemas en vivo y en directo.

En definitiva, ser un buen estudiante es importante, pero no suficiente para tener éxito en la vida.. Las calificaciones miden qué tanto se domina un tema, no la capacidad para analizar y tomar decisiones acertadas.

Vía: emprendiendohistorias.xom

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados