Los siete pecados capitales que suele cometer el emprendedor novato

En el camino del emprendimiento se puede caer en la tentación de anhelar el éxito del prójimo o creer erróneamente que ya se conoce todo.

emprendedores

No existen reglas universales ni fórmulas mágicas que dicten cómo ser un buen emprendedor. Sin embargo, una mala planeación en la administración y enamorarse ciegamente de una idea, sin aceptar la asesoría de alguien que conozca sobre el manejo adecuado de un negocio, pueden llevar al emprendedor novato a cometer uno, o más, pecados capitales.

Así que en el largo plazo, la soberbia, la envidia o la pereza le costarán muy caro al emprendedor. Por ejemplo, México, sólo 25% de las empresas sobrevive a los dos primeros años de operación, mientras que 90% quiebra durante su primera década de vida, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Sobre este tema, el  portal emprendedores.es ha preparado una lista de aquellos 7 pecados capitales que se suelen cometer los emprendedores al momento de poner en marcha su negocio.

1. Temor al fracaso

El miedo es uno de los principales obstáculos que entorpece el camino de muchos emprendedores. No se trata solamente del miedo a arriesgar una inversión económica, sino también hacer equilibrios para conciliar una aventura empresarial con la vida familiar. Un buen emprendedor, no es alguien que no tiene miedo, sino alguien que consigue que ese temor juegue en su favor.

2. Exceso de planificación

La planificación, es algo fundamental en todo negocio. Si no se planifica no se sabe en función de qué cambias las cosas. No pasa nada por cambiar. Ese es otro de los problemas de gestión: si se planifica, luego no se cambia.

Te puede interesar: Conoce las 3 razones por las que fallan los emprendedores

3. Pobre gestión financiera

Los emprendedores no se ponen a pensar en las implicaciones económico – financieras, por lo que deben saber evaluar las decisiones, su impacto; una dinámica que no la incorporan muchos emprendedores cuando hacen su análisis. Por eso es que tienen que chequear aspectos clave de su modelo de negocio, pues el plan de negocio puede cambiar.

4. Carencia de estructura cuando crece

Cuando el negocio crece, no se tiene más remedio que organizar al equipo: ¿Hay que plantearse ya departamentos? ¿mandos intermedios? ¿evaluación del rendimiento? Hasta los tres primeros años sirven para determinar de lo que se va inventando, para saber qué interesa más al mercado y cuál es el nicho en ese mercado, además para conocer exacamente qué es lo que le interesa comprar al mercado de lo que se ofrece.

5. No se toman medidas para escalar el negocio

Los modelos escalables son capaces de generar ingresos de manera más rápida de lo que crece su estructura de costes. Y los no escalables son aquellos donde su estructura de costes crece de forma lineal a sus ingresos, es decir, que para ganar más hay que gastar más. Al crecer, entonces, se debe analizar absolutamente todos los aspectos.

6. No hay visión empresarial

Resulta clave la capacidad para proyectar un negocio más allá del corto plazo. Resulta básico que el emprendedor tenga un proyecto, y que sea bueno, pero, sobre todo, que lo visualice; que tenga visión de negocio. Ojo, los emprendedores no son visionarios, son personas que tienen un proyecto y lo visualizan.

7. Compromiso

Los emprendedores son personas que están dispuestas a comprometerse, ilusionarse, a innovar, y son capaces de arrastrar a todo un equipo detrás. Difícilmente triunfa una persona que sólo piense a corto plazo a la hora de montar una empresa. Muchas veces el resultado no se ve a corto plazo. Por eso que los emprendedores deben mirar el medio y largo plazo.

Vía: gestion.pe

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments