Más eficiente, inteligente y sano con buenas horas de sueño

dormir

dormir

Quien diga que dormir es signo de debilidad y que es una pérdida de tiempo está muy equivocado. Las horas de sueño le proveen a su cuerpo muchos beneficios. Una serie de agentes moleculares empiezan a trabajar en su organismo hasta que todo su cuerpo esté nuevamente en un nivel adecuado de desempeño. El sistema inmunitario se recarga desarrollando células defensoras ante posibles ataques infecciosos, las hormonas reparan los tejidos, el cerebro organiza la información y los recuerdos y se activa el bloqueo ante posibles efectos del estrés. Luego de todo esto, ¿tratarás de dormir mejor?

¿Te habrás dado cuenta que cuando duermes poco y mal, te sientes atontado, quizá tu cuerpo presenta deficiencias en su accionar y tienes mal humor? Estos síntomas, acompañados de una mala alimentación, pueden llevarnos a riesgos como infarto, apoplejía, diabetes o incluso obesidad. Duerme el tiempo correcto para recargar tus baterías y ten horas de sueño de calidad. No te arriesgues y practica algunos de estos consejos.

Los horarios

Despiértate a la misma hora. Regula tu reloj biológico despertándote a la misma hora cada día. “La luz solar activa el cerebro” según la doctora Frisca L. Yan-Go, directora médica del Centro de Transtornos del Sueño de la UCLA. Así tu cuerpo sincronizará con las horas sabiendo cuándo debe dormir y cuándo debe estar bien despierto.

Libera una hora antes de dormir. Antes de acostarte, libera una hora para tí, para empezar tu proceso de relajación y transición hacia tu cama. Ponte un horario para que puedas realmente descansar.

Piensa en tí. Dormir es importante para estar feliz y tener buena salud, por lo tanto, si hay ruidos que le molestan en ese lapso, investigue y busque forma de bloquearlos. Si su pareja ronca, vean un tratamiento para remediarlo.

¿Vida vs. trabajo?

Reduce tus actividades (o planifícalas bien). Una lista de pendientes te ayudará a saber qué hacer. ¿Es necesario realmente hacer todas esas cosas? Tache las inútiles. No se lleve a la cama pensamientos como qué tiene que hacer al día siguiente, si es conveniente hacer esto o aquello, etc. Sólo te creará ansiedad y estrés que no te permitirá dormir bien.

Offline. Deja el celular lejos. Tenerlo cerca solo será un generador de estrés, los estudiosos de la Universidad de Rockefeller lo llaman “sensación artificial de urgencia”. Antes de dormir, dile no al celular, al email y apaga la luz.

No a las horas extra. Trabajar antes de ir a la cama, afecta el sueño. Planifica bien tu día por la mañana y sal de la oficina a tu hora. Vuelve a casa a una hora razonable para que puedas ver temas familiares y luego descansar.

Alimentación adecuada

Las bebidas antes de dormir. No tomes líquidos antes de dormir y menos si alguno de ellos tiene cafeína ya que esta bloquea los efectos de la adenosina, químico cerebral que produce el sueño. 

No alcohol. A pesar que digan que el alcohol se usa como relajante, este nos mantiene en las fases superficiales del sueño. No tomes horas antes de dormir.

El mito de la leche tibia para dormir. Dicen que la leche contiene triptófano, un elemento que nos genera sueño. Lo que nos aclara la doctora Mary Esther, presidenta de la Academia de Medicina del Sueño de los EEUU es que dicho triptófano necesita de carbohidratos para que realmente funcione. Así que un vaso de leche acompañado de galletitas será mejor.

A la hora de dormir

Colchón adecuado. Pruébalo y compra un buen colchón. Asegúrate que sea cómodo para tu espalda. No importan los diseños, cabeceras, adornos.

Un buen ambiente. La baja temperatura le informa al cuerpo que es hora de dormir. ¿Tips? Antes de dormir, un baño caliente. También recomiendan ponerse medias, porque al calentar los pies baja la temperatura interna.

Las siestas y las noticias

Toma una siesta. La doctora Sara Mednick de la Universidad de California dice que una siesta de 26 minutos por la tarde permite un 34% de mejora en el desempeño laboral. El problema es que en un trabajo común esto sería un error total. ¿Te imaginas quedarte dormido apoyado en tu escritorio y que tu jefe te encuentre así? No hay forma. Sin embargo si tu eres emprendedor, ¿quizá podrías hacerlo no?

Un esfuerzo. Un poco de ejercicio cae bien para el tema del sueño. Incluso puede ser solo caminar una media hora diaria. Los científicos creen que el ejercicio organiza el reloj biológico en un patrón de sueño y vigilia. Ojo, no hagas ejercicios 2 horas antes de acostarse, eso te puede provocar insomnio.

No a los noticieros. No veas noticieros antes de dormir, sólo te crearán agitación, estrés, mal humor con sus historias de violencia y corrupción. Si necesitas saber sobre lo que está sucediendo, escucha las noticias por la mañana.

Si trabaja de noche

Esto de trabajar en turno noche es “bien matado”. Según los doctores, los niveles de serotonina bajan mucho más que quienes trabajan de día, produciendo así ataques de mal humor, depresión, ansiedad e insomnio. Estos son algunos tips que podrías aplicar:

No manejes. Utiliza el transporte público, taxi o pide a alguien que te de un aventón.

Retrasa tu horario. Si te tocan turnos que cambian, pídele al jefe que el nuevo turno empiece más tarde que el anterior. Por ejemplo, si terminó su turno de las 3pm a las 11pm, estarás más descansado si el siguiente turno es de 11pm a 7am. Será cuestión que lo converses con el programador de turnos.

Informa a tu cuerpo. Si estás por cambiar de horario, ve “practicando” antes para que tu cuerpo se vaya acostumbrando.

Busca la calma. Protégete de los ruidos con tapones para los oídos, cierra cortinas, baja el volumen o desconecta el teléfono.

Vía: Selecciones

Artículos Relacionados

comments

1 Comentario

Dejar una contestacion