¿Por qué debes usar un programa de facturación?

Actualmente, es difícil pensar en una empresa, e incluso profesional autónomo, que funcione sin utilizar la tecnología para mejorar su productividad y gestión empresarial.

Si se va a iniciar un negocio, una de las primeras cosas a tener en cuenta es cómo se va a gestionar la facturación. La mayoría de los emprendedores prefieren no complicarse con la gestión de sus facturas por lo que optan por la solución más complicada, aunque aparentemente más simple: empiezan a hacer facturas con Word o Excel.

Es una tendencia casi automática. ¿Por qué? Porque son las dos herramientas que se tienen más a la mano. Tan versátiles que muchos las utilizan para reparar cualquier roto o descosido que se les presente por el camino. Su potencialidad para los negocios nadie la pone en duda (especialmente Excel, por sus hojas de cálculo).

Y se han adaptado tanto a la realidad de las empresas que incluso cuentan con plantillas de factura. ¿Alguna queja, entonces? ¡Pero si se tiene todo lo que se necesita! ¿En serio? Veámoslo más de cerca.

Cuando Word y Excel te llevan a donde no pueden

¿Se necesita hacer una factura, sólo una? Si es así, no hay problema. Con Word y Excel basta. Pero no estamos aquí solo para eso, para enviar una sola factura. Se necesita gestionar una facturación. Es decir:

  • Registrar tus ingresos y gastos.
  • Emitir facturas que sigan una serie numérica ordenada, correlativa y sin saltos, y con todos los requisitos legales que pide la Agencia Tributaria.
  • Llevar un control de las facturas que emites: saber en todo momento qué factura está pagada, cuál queda por cobrar y cuál ha vencido.
  • Gestionar tus gastos y clasificarlos: los gastos de los proveedores, alquiler del local, coche, ordenador, etc.

Esto es solo lo básico. Y con Word y Excel… como que uno se queda corto. Ahora es cuando toca hablar de los programas de facturación.

Te puede interesar: 5 programas web para gestionar facturas siendo un trabajador autónomo

Cuando aparece un programa de facturación para salvarte la vida

Un programa de facturación, especialmente si es en el nube, responde a las necesidades que hemos señalado anteriormente. Y te ofrece todavía mucho más.

  • Automatiza todo el proceso de facturación, desde la asignación de la serie numérica hasta el seguimiento del estado de tus facturas (pagas, impagadas, verncidas).
  • Exime de muchos errores. Algunos muy tontos, pero que de no percibirlos a tiempo te pueden dar un buen dolor de cabeza (un cálculo erróneo del IGV o de un importe, enviar una factura dos veces a un cliente pensando que no se la habías enviado, etc.).
  • Ayuda a sacar el máximo provecho de la facturación. ¿Cómo? Promocionando tu marca gracias al uso de plantillas de facturas profesionales y diseñadas.
  • Ofrece seguridad. Especialmente, cuando es en la nube. Pues toda tu información de facturas está guardada en servidores seguros, a prueba, por tanto, de balas de las malas.
  • Estar siempre al día. De la legislación y de lo último en la aplicación. Sin descargas ni actualizaciones molestas. Detrás del programa hay un equipo humano que se encarga de adaptar cada cambio normativo a la aplicación. Además, claro está, de seguir innovando para ofrecerte un programa más amigable.

¿Moraleja? Que con un programa de facturación se ahorra tiempo en la gestión del negocio y se gana un mayor control del mismo.

Vía: muypymes.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados