Prácticas que deben eliminarse durante el horario de trabajo

redes-sociales-en-el-trabajo

Recientes estudios demuestran que gran parte de los trabajadores toman hasta diez horas de su espacio laboral para actividades que no tienen nada que ver con su fuente de empleo: revisar Facebook, escribir mensajes por Twitter, ver videos por YouTube, descargar música por Internet, y hasta jugar vía online ya sea a través de la computadora o del Smartphone. Los empleadores optan por la táctica más fácil: instalar bloqueadores en las computadoras de la empresa e impedir a los colaboradores hacer uso de sus aparatos electrónicos. Sin embargo, la productividad no siempre es la esperada.

La consultora AT Kearney concluyó que el uso de redes sociales en horario de trabajo es sumamente beneficioso para los colaboradores. Según indica esta consultora, las redes sociales permiten a los colaboradores salir de la rutina, y eliminar el estrés constructivamente. Y es más, las redes sociales permiten seguir manteniendo ese contacto, que nunca se debió perder, entre el trabajador y sus familiares y amigos. Es como tener la casa dentro del trabajo. Pero, ¿cuánto está dispuesto a ceder el empleador?

Hay límites y límites. El reciente impedimento de fumar en lugares públicos, ha hecho que muchos trabajadores salgan del espacio laboral por unos diez a veinte minutos para degustar de un cigarrillo. Y no siempre lo hacen solos. Lo hacen con otro compañero, y ahí el tiempo puede ir para largo. Sin duda, el fumar cigarrillos en horario de trabajo no es beneficioso ni para la empresa ni para el colaborador.

Otra costumbre es la de comer en el trabajo. A esto hay que ponerle ciertos límites. De hecho, consumir un bocadillo durante el horario laboral es beneficioso, en tanto que predispone al cuerpo a seguir en actividad. Pero, que esa costumbre no se torne más agresiva, no debe darse nunca el caso que alguien traiga su merienda completa (entrada, plato central y refresco) a la oficina.

Sin embargo, los especialistas convienen en que todas estas prácticas pueden reducir la productividad. ¿Qué hacer, entonces? En el caso de las redes sociales, hay que actuar sabiamente. El uso de las redes debe ser permitido, en tanto, no perjudique las funciones del colaborador. Puede funcionar como un distractor, pero no más allá de eso. Hay que organizar reuniones en las que dejemos claro que se permitirá el uso de estas tecnologías, siempre y cuando, las labores de turno hayan sido concluidas (o no haya nada nuevo por hacer en aquel momento).

Sí hay prácticas digitales que deben ser descartadas de plano. Ver películas completas por Internet, descargar discos completos de música o jugar online, no deben realizarse por ningún motivo en el trabajo. La música a un volumen moderado puede ser un aliciente para el colaborador, pero permanecer con los audífonos todo el día es contraproducente.

¿Qué prácticas considera negativas para la productividad de su negocio?

Vía: noticias.universia.cl

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion