Productividad: La motivación del dinero en los empleados

El binomio dinero y felicidad no siempre funciona, lo mismo sucede con la motivación y un sueldo generoso. Cuando en un sistema de motivación social se introduce el factor ecónomico, se expulsa al motivador.

Porque el dinero, tras el primer impacto, se diluye, no deja ningún recuerdo y la vinculación con la empresa nunca será tan fuerte. Para explicar esta paradoja, Germán Nicolás, socio de Hay Group pone el ejemplo de cómo las donaciones de sangre disminuyeron en un país cuando en vez de premiar al donante con algún recuerdo o simplemente un bocadillo, se le pagaba por ello. “El efecto motivador se fulminó y las donaciones disminuyeron. Si se paga por estas acciones se rompe el altruismo. En este caso se hurta la donación”.

Parece evidente que hay que adoptar un punto de vista más amplio que el dinero, más aún si se tiene en cuenta que el sueldo ocupa el cuarto lugar entre los motivos para dejar un empleo. El tercer lugar lo ocupa la identificación con el proyecto, el segundo el reconocimiento “que es lo que provoca la lealtad”, apunta Nicolás ; y en primer lugar se encuentra el jefe. “Los profesionales se unen a una compañía pero dejan a sus jefes”.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




El máximo responsable de un equipo de trabajo es el referente en un entorno de mando cercano. “Su actitud es clave para la salud laboral del empleado porque es quien le puede hacer sentir importante. La estructura jerárquica próxima es la que tiene más impacto”.

Para conseguir que los mandos lleguen al empleado y despierten su compromiso, practicar la transparencia, dar la cara y ser coherente: “Lo que están haciendo las empresas para hacer frente a este reto es trabajar en el desempeño. Es ahora cuando se debe ser más justo que nunca”.También señala la importancia de gestionar el error, no penalizarlo: “Analizar qué se ha hecho mal; qué se puede hacer para solucionarlo.

A veces salirse de la caja es la clave para conocer otras opciones”.En otros casos, la solución para potenciar el compromiso supone el despido de aquellos que no aportan. Muchas de las personas poco comprometidas están en la operativa de la compañía y en la relación con los clientes.

Fuente: Expansión.com

{fcomment}

comments

Autor entrada:

Deja un comentario