¿Qué son competencias?

El concepto de competencias está muy bien enraizado en la gestión de recursos humanos de las empresas. Y también muy vinculado a la idea del desempeño exitoso.

En el plano laboral, las competencias se pueden definir como la capacidad para realizar con éxito una actividad de trabajo específica. Se habla de competencias cuando se procede a evaluar, desarrollar y medir el aporte de una persona al éxito desde su puesto de trabajo.

Para definir si la persona evaluada es competente se consideran los denominados “factores diferenciadores de éxito”, es decir, aquello que hace que unas personas sean mejores o las indicadas para asumir exitosamente determinado puesto.

Entonces, se puede considerar la competencia como aquellos factores que distinguen a una persona con un desempeño superior al de otras personas que tienen un desempeño promedio o aceptable.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


En consecuencia, las competencias son aquellas características individuales (motivación, valores, rasgos, etc.) que le permiten a esa persona determinada desempeñarse óptimamente en su puesto de trabajo.

Los tipos de competencias

Para los autores Lyle M. Spencer y Signe Spencer, son cinco los principales tipos de competencias:

1. Motivación: se trata del interés que una persona considera o desea consistentemente para desarrollar sus labores. Las motivaciones suelen “dirigir, conllevar y seleccionar” el comportamiento de una persona hacia determinadas acciones u objetivos y alejarla de otros.

2. Características: características físicas y respuestas consistentes a situaciones o información.

3. Concepto de uno mismo: también llamado concepto propio, se refiere a las actitudes, valores o imagen que una persona tiene de sí misma.

4. Conocimiento: es la información que una persona posee sobre áreas específicas.

5. Habilidad: es la capacidad de realizar cierta tarea, ya sea esta de carácter física o mental.

Te puede interesar: ¿Cómo se clasifica la competencia?

Por su parte, el autor G.P. Bunk señala que la competencia contiene la siguiente tipología:

a. Competencia técnica: es el dominio experto de las tareas y contenidos del ámbito de trabajo, así como los conocimientos y destrezas necesarios para ello.

b. Competencia metodológica: es la capacidad de reaccionar mediante la aplicación del procedimiento adecuado a las tareas encomendadas y a las eventualidades que se presenten, encontrando soluciones y estableciendo una transferencia de experiencias a las nuevas situaciones de trabajo.

c. Competencia social: colaboración y socialización con otras personas en forma comunicativa y constructiva, mostrando un comportamiento orientado al grupo y un entendimiento interpersonal.

d. Competencia participativa: implica participar en la organización del ambiente de trabajo, tanto el inmediato como el del entorno capacidad de organizar y decidir, así como de aceptar responsabilidades.

Finalmente, desde la perspectiva de la estrategia de cada organización, las competencias se clasifican, según Martha Alicia Alles, en:

  • Competencias cardinales: son aquellas que deberán poseer todos los integrantes de la organización.
  • Competencias específicas: son aquellas requeridas a ciertos colectivos de personas, con un corte vertical, por área y, adicionalmente, con un corte horizontal, por funciones. Se suele combinar ambos colectivos.

Vía: esan.edu.pe

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL