Transformar el fracaso en oportunidad: 3 claves

Transformar el fracaso en oportunidad: 3 clavesPor lo general, que no hayas alcanzado tu objetivo significa únicamente que no lo has alcanzado todavía. El fracaso es solo un juicio sobre los resultados a corto plazo. Por ello, es una interpretación que tú eliges hacer de lo sucedido.

Hay una gran diferencia entre la realidad de lo sucedido y la interpretación que eliges hacer de esa realidad.

Estrategia 1: Distingue entre capacidad y posibilidad

– Puede que aun no sepas cómo hacer algo pero eso no quiere decir que no sea posible para ti hacerlo, de tal manera que solo necesitas aprender cómo hacerlo. Esto te dará una nueva visión de posibilidad en tu vida, la próxima vez que te encuentres en una situación que te parezca “imposible” pregúntate: ¿Es en verdad imposible o es solo que aun no sabes cómo manejarla? Eso te dará opciones para actuar e incrementará tu confianza.

– Es bueno recordar que aunque quieras no puedes fracasar porque tu cerebro está diseñado para el éxito ya que es la máquina más sofisticada que existe como producto de miles de años de evolución, tienes todos los recursos dentro de ti ahora mismo, al alcance de tu cerebro. Solo necesitas aprender a entender que es así y darle otro enfoque a tu manera de verte a ti mismo y a tus posibilidades.

Estrategia 2: Aprecia tu esfuerzo

– Recuerda que todo comportamiento tiene un propósito, incluso si fallas en lograr un objetivo, eso solo significa que puedes elegir hacerlo de otra forma; si te calmas, no te desanimas y tienes la disposición de apreciar tu esfuerzo te darás cuenta que eres capaz de hacer cosas que te acerquen a tu objetivo, solo que la próxima vez te acercarás de una forma diferente.

– Apreciar tu esfuerzo te permite apreciarte a ti mismo, para pensar las opciones y alternativas, cambiando el enfoque de lo que aun no te sale a lo mucho que aun puedes lograr.

Estrategia 3: Interpretación no es realidad.

– El fracaso solo vive en el diálogo que utilizamos para explicar dichos hechos. Eres tú quien elige vivir esa explicación como si fuera el hecho sin darte cuenta que solo es una interpretación que al vivirla o sentirla como si fuera cierta te deja sin recursos ni posibilidades.

– Es más conveniente que construyas deliberadamente una explicación que te genera opciones y posibilidades y eso puedes hacerlo, porque en el espacio de tu propia mente solo piensas tú.

Fuente: Gestiopolis

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion