Tratar de ser optimista en tiempos de crisis

Tratar de ser optimista en tiempos de crisisLos trabajadores deben contemplar el optimismo como algo fundamental en su trayectoria laboral. Entendiendo éste como el deseo de ver el futuro de forma positiva independientemente de las circunstancias.

En tiempo de crisis, donde todo parece más oscuro, adquiere mayor importancia el ser optimista, siempre y cuando no se haga la típica asociación del optimismo con la ingenuidad.

El optimista no debe ser visto como alguien que no piensa, o que “se deja llevar por la corriente”. No se trata de hablar del “optimismo ingenuo” que en términos laborales se asociaría al trabajador que está considerado como una “bella persona”, “bondadoso”, pero “con poca madera de líder”. No se trata de este tipo de empleado. Todo lo contrario, un profesional optimista es alguien que se crece ante las adversidades y que se ilusiona con las diferentes opciones que se le plantean.

El optimismo tiene que ver sobre todo con conductas proactivas, es decir, anticipatorias o preventivas, orientadas a la solución de problemas. De ahí la importancia en la toma de conciencia por parte del trabajador. Es más, este debería ser un principio básico en el mundo laboral: ser optimista.

El trabajador optimista tiene que tener como acompañante de viaje a la inteligencia. Sin esta compañía, el optimismo se puede entender como el filtro o las gafas positivas que lo ven todo de color de rosa. Y, por supuesto, eso es algo que hoy en día no se puede permitir. Se premian las buenas decisiones, no las buenas intenciones.

El profesional positivo es alguien que valora la felicidad laboral y pone el foco en esa sensación, la reconoce, la aprecia y se acerca siempre que puede a ese estado emocional. Además, aprende continuamente buscando nuevas fórmulas para estar siempre en ese estado de felicidad. Por lo que todo su esfuerzo y energía está encaminado a esa búsqueda. De hecho, no es tarea fácil estar continuamente atento, pero el esfuerzo merece la pena, ya que es muy gratificante cuando se consigue ese estado de ánimo.

¿Por qué hacer ejercicio?