Tratar tu carrera como si fuera tu empresa: 7 razones

Para que una carrera no pierda su fuerza, debe ser tratada como un emprendimiento o negocio propio. Piensa cuidadosamente en dónde quieres vivir y trabajar, qué tipo de competencia enfrentarás y cuál es el producto final que quieres entregar a tus consumidores, es decir, qué tipo de profesional vas a ‘vender’.

Martin Zwilling, tutor empresarial y colaborador de Forbes señala que a través del libro “The Start Up of You” del co-fundador de LinkedIn, Reid Hoffman, destaca que independientemente cuál sea tu estilo de carrera profesional en una empresa o emprendedor, el éxito y la pasión deben ser objetivos de ambos:

Adopta una mentalidad de “Versión Beta”: Recuerda que todos somos obras en curso y que siempre hay espacio para mejorar una técnica, aprender un idioma, estudiar una materia y en general, enriquecer tu vida profesional y personal. Mantener tu carrera en una especie de formato beta te ayudará a reconocer tus errores y a mejorar.

Estudia y refina tus ventajas competitivas: Se trata de  ver en qué punto se encuentran tus activos, aspiraciones y valores, y cómo se relacionan con la oferta y la demanda del mercado laboral. Descubre que te hace diferente de tus competidores y qué puedes ofrecer cómo valor agregado.

Planea para cambiar mientras aprende: Lo único constante es el cambio y cada transformación es una oportunidad para aprender. No esperes a que algo te falle, una tarea o un despido, para transformar la manera en la que tratas tu labor profesional. 

Construye y utiliza una red de contactos: Los profesionales de alto nivel saben que no se pueden comer el mundo ellos solos porque saben que eso les traerá desventaja frente a otros participantes que juegan en equipo. Los empresarios exitosos tienen fuertes contactos profesionales con personas más inteligentes que ellos mismos.

Aprovecha las oportunidades de despegue: El éxito comienza con estos momentos de oportunidad, pero de nada sirven si no sabes reconocerlos y aprovecharlos. Además, estos momentos de despegue no son cosa de suerte, si no de trabajo duro. Sé confiado, curioso y muéstrate dispuesto a aprender.

Toma riesgos inteligentes: Minimizar tu exposición al riesgo es una de las cosas más peligrosas que un profesional puede hacer.  Los buenos emprendedores saben reconocer las oportunidades que ofrecen mayor potencial de crecimiento para un negocio. Trata tu carrera de forma similar.

Mantén el sentido de urgencia: Los emprendedores saben que un cambio inesperado puede derrumbar hasta las firmas más fuertes por lo que las startups suelen tener un sentido de urgencia para mantenerse a flote en sus primeros años de vida. Para los profesionales es igual, pues aunque las oportunidades vienen y van, sólo este sentido de urgencia te mantendrá lo suficientemente alerta para identificarlas.

Fuente: Alto nivel.com.mx

{fcomment}

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion