Ventajas de las prácticas profesionales para empleadores y estudiantes

practicante-profesional

Los estudiantes piensan que es una pérdida de tiempo. Después de todo, no cobran o cobran muy poco. Los jefes de empresa piensan que es un despilfarro de dinero. Después de todo, terminan contratando jóvenes que saben poco o nada sobre el negocio.

Ese es el estigma de las prácticas profesionales. Por supuesto, esa es la visión negativa de las prácticas profesionales. Esta vez te vamos a ofrecer el lado positivo de las mismas, en la que tanto los jefes como los practicantes salen ganando.

¿Por qué son buenas las prácticas profesionales para los jóvenes?

Muchos jóvenes detestan las prácticas profesionales. Tal vez, porque ellas no encajan con los sueños que tienen sobre el empleo que desean tras egresar. Y ahí comienza el primer gran error. Las prácticas profesionales no deben ser confundidas con un empleo común y corriente. Las prácticas representan un periodo de inserción al ámbito laboral y a la praxis profesional, no un trabajo en sí mismo.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Lee también: Prácticas profesionales; objetivos y realidades

La subvención (ese el verdadero nombre del dinero que reciben los practicantes) es una cuestión anecdótica. Por supuesto, que todos deseamos recibir una compensación económica por nuestro tiempo invertido

Pero, lo que debería priorizar un estudiante o egresado al buscar prácticas profesionales es la posibilidad de adquirir conocimientos diferentes a los obtenidos en la universidad. Y por supuesto, la experiencia para el estudiante de saber si realmente el empleo que obtendrá en el futuro resulta acorde a su perspectiva de vida.

¿Por qué son buenas las prácticas profesionales para los jefes?

Sé que para muchos jefes les resulta incomprensible tener que pagarle a un joven que no tiene ni una pizca de experiencia en su respectiva profesión. Sin embargo, olvidan que las prácticas profesionales son el mejor mecanismo para reclutar al mejor talento disponible en el mercado. Es como el deporte. Los mejores clubes pujan por hacerse de los servicios de quienes serán las futuras promesas del deporte. La buena elección depende de los ojos de los reclutadores. Lo mismo ocurre a nivel de empresas.

Prácticas profesionales, la mejor oportunidad para sobresalir

No es un secreto que ninguna empresa en la actualidad se atreve a contratar a algún egresado que no cuente con prácticas profesionales en su haber dentro de su CV. Es por ello, que las prácticas no pueden ni deben ser vistas como accesorias por el estudiante, o como una solución ante los requerimientos de horas de práctica de sus universidades.

De hecho, gran parte de los primeros contratos de trabajo de los egresados provienen de la buena performance que éstos tuvieron en su etapa como practicantes.

A la vez, es importante que el estudiante no acepte cualquier propuesta de prácticas, por más tentadoras que suenen. El estudiante debe enfocarse en el campo laboral en el que desea laborar en el futuro. Y orientar su búsqueda de prácticas en tal sentido. Solo así descubrirá si sus habilidades o capacidades encajan con el empleo de sus sueños.

Vía: plandempleo.com / gestion.pe
Foto: touridiomas.com

Artículos Relacionados

comments