PROMESAS Y COMPROMISOS

Hacer promesas se ha vuelto una mala costumbre, las personas las usan para procurarse favores que no les corresponden o “votos” que no les son atribuibles. Desde prometer un pavo en la mesa navideña, prometer un ascenso en el trabajo; hasta – incluso – prometer alimento para los pobres del país, las promesas no son dicharachos y nadie debería asumir un compromiso sólo de momentos sin advertirse a sí mismo que está empeñando su suerte a perdedor.

No se compromete uno consigo mismo, el compromiso debe coexisistir, porque la parcialidad sería la excusa en nuestros fracasos. EL compromiso es impersonal porque uno no se compromete con un igual, se compromete en sí con algo superior. Hablo por los que saben que somos mortales y en ésa condición existe un calvario para quienes olvidan sus promesas cuando el clima arrecia.

Por último,  el compromiso es amor y lógica divina: Es setenta veces siete si fuera necesario, es Jesús en Getsemaní, es aguante a las acometidas del maligno atento a tus debilidades, es la balanza de nuestros pecados al final de la lucha; y es la expiación por no respetar nuestras promesas y no enseñar a los demás a hacerlo.

Me puedo comprometer con el trabajo, evitando que el tiempo haga mi línea de carrera en la organización. Me puedo comprometer con la Iglesia, y ser un católico probado a pesar de toda la indiferencia de la sociedad. Me puedo comprometer con una causa y plasmar mis ideales en el pensamiento de solo uno y bastaría. Me puedo comprometer con mi pareja y agotar mis medios sorteando las dificultades maritales.

Pero aquí no se habla de perseguir obsesiones ni luchar por los supuestos sueños, hablo de matar nuestros vicios o morir con ellos, si es menester, por una sociedad un poquito mejor.

JOHN SANTIVAÑEZ

Coach & Consultor Organizacional | @tayiel

Sobre Equipo Pymex JS 11 Artículos

Apasionado por las ventas. Innovador de nuevas estrategias comerciales y motivador personal. Solazado en la escritura edificante e inspirado por el desarrollo individual de cada colaborador.