¿Qué pasaría si hicieras algo desconocido para ti cada día?

Actualmente la cultura del terror al fracaso nos imposibilita de hacer muchas cosas. Pero, ¿qué pasaría si te atrevieras a hacer una tarea completamente ajena a ti cada día?

saltar-de-puente

Lo hemos hecho durante gran parte de nuestra niñez o adolescencia, ¿no recuerdas? Desde el momento en que nos atrevimos a dar nuestros primeros pasos empezamos a forzarnos a realizar acciones para los que supuestamente no estábamos preparados.

Sin embargo, tras muchas caídas logramos el cometido de caminar. ¿Por qué perdemos ese amor al riesgo con el paso de los años? Por la cultura del terror al fracaso. Pero, ¿qué pasaría si te atrevieras a hacer una tarea completamente ajena a ti cada día?

Suscríbete a nuestro boletín informativo


  1. Sentirás miedo

Es inevitable, salir de nuestra zona de confort nos provoca un miedo atroz. Pero hay que seguir los consejos de Benjamin Franklin: “La única cosa a la que debemos tenerle miedo es al miedo en sí”. El miedo es instintivo, es parte de nuestra naturaleza animal. Sin embargo, si de verdad nos consideramos seres evolucionados, es nuestra obligación superar el miedo. No necesariamente inhibirlo, pues hasta las personas más exitosas siguen sintiendo miedo, sino más bien, afrontar el miedo y vencerlo.

  1. Fallarás

Sin embargo, algo más aterrador que tu miedo inicial ocurrirá: fallarás. Es algo inevitable. Fallaste la primera vez que intentaste manejar una bicicleta. Fallaste la primera vez que quisiste escribir sin fallas ortográficas. Fallaste y seguirás fallando el resto de tu vida. Sé que fallar puede resultar embarazoso para algunos, pero lo cierto es que fallar forma parte de nuestro aprendizaje diario. El que dejó de fallar en su día a día es porque hace tiempo dejo de aprender.

Te puede interesar: 30 retos para desarrollar tu mayor potencial en 30 días

  1. Conocerás nuevas personas

El hecho de hacer cosas para los que supuestamente no estamos preparados nos llevará a nuevos entornos y a conocer a personas que gustan de experimentar lo mismo que nosotros. Hacer algo nuevo cada día no es solo una ventana para adquirir nuevos conocimientos o experiencias, sino también a nuevos contactos y relaciones, tal vez no imaginadas inicialmente.

  1. Aprenderás

Es la consecuencia lógica del fallo. Es más fácil aprender de los fallos que de un libro. La experiencia es una excelente consejera. Y verás que día tras día, comenzarás fallar menos, porque estás aprendiendo mágicamente. Cuidado, que el proceso puede volverse rutinario y tendrás que desaprender lo aprendido. Un ingeniero se estanca si año tras año aplica los mismos conceptos a su trabajo. Un velocista se estanca si hace el mismo tiempo mes tras mes en cien metros planos. Cada vez que se aprende algo, hay que plantearse nuevos retos.

  1. Descubrirás lo que amas hacer

Y al final del trayecto, descubrirás si ese nuevo proyecto es algo que amas hacer o no. ¿Cómo lo descubrirías si no lo haces? Es lo mágico de romper nuestra zona de confort: podemos descubrir lo que realmente nos apasiona. No lo descubrirás mientras sigas en el cascarón en el que tu entorno cercano te fuerza a seguir.

Vía: lifehack.org
Foto: forosperu.net

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments