10 habilidades que debes tener para mantener y mejorar tu empleo

Son las claves que tendrás que tener muy presente para conservar tu puesto de trabajo, hasta el punto de poder ascender si las sigues correctamente.

La flexibilidad y temporalidad caracterizan hoy al mercado laboral, y ya no sólo para crear empleo, sino para conservar el existente, lo que obliga a los trabajadores a reciclarse y aportar un valor añadido para conservar su trabajo.

Y es que va allegar un momento en que las empresas deben elegir a quien despedir y a quien no, y lo hacen no sólo en función de los conocimientos y habilidades del empleado, sino también en base a otra serie de competencias como es su capacidad comunicativa, de liderazgo, su networking o su identificación con la identidad corporativa.

Es decir, de las denominadas habilidades “blandas”, que tienen tanto o más peso que las “duras” y son determinantes cuando hay igualdad de competencias con otros trabajadores.

Y para desarrollar las habilidades “blandas” y ganar puntos para mantenerse en el trabajo, ofrecemos una serie de consejos que podrían resumirse en estas claves.

1. Aprender a aceptar las críticas

La mejor forma de evitar las críticas es escucharlas, reflexionar sobre ellas e introducir los cambios necesarios para que no se vuelvan a repetir. El día a día laboral debe ser un aprendizaje continuo, por lo que es normal cometer errores, e incluso positivo si estos nos ayudan a evolucionar y a aprender.

La peor actitud en estos casos es ponerse a la defensiva. Por una parte, impedirá aprender del error, mientras que por otra se generará una discusión innecesaria, en la mayoría de ocasiones, que aún llevando razón, estamos abocados a perder, pues la última palabra no suele ser la del trabajador.

2. Flexibilidad y adaptación

Los nuevos parámetros del mercado laboral y la velocidad con la que se están introduciendo cambios, desde los tecnológicos hasta los legislativos, obligan a los empleados a estar siempre actualizados, atentos a las nuevas demandas y necesidades. El aprendizaje debe ser constante para tener la suficiente confianza y capacidad para enfrentar a nuevos retos laborales.

3. Capacidad resolutiva

Lo último que espera un jefe de sus empleados es que creen problemas. Si surge alguno, lo recomendable es presentarlo con una batería de propuestas para solucionarlo. Hay que mostrarse siempre proactivos y resolutivos para no cargar a los superiores de más trabajo, que es lo que se espera y se valora de un buen empleado.

4. Motivación y confianza

Para avanzar y alcanzar los objetivos laborales es clave contar con una buena dosis de confianza en uno mismo. Si no se cree en lo que se hace, en las propias capacidades, difícilmente lo van a hacer los demás. El primer paso para alcanzar las metas es visualizarlas, mentalizarse de que es capaz de llegar a ellas y esforzarse día a día.

Te puede interesar: 6 habilidades que debes tener para conseguir empleo

5. No perder de vista los valores éticos

La ultracompetitividad se está imponiendo por encima de la colaboración, lo que puede llevarlos a descuidar los valores éticos. En muchas ocasiones, este ambiente hace que los trabajadores se olviden de que trabajan para una misma empresa, de que tienen unos objetivos comunes y de que son compañeros, en lugar de enemigos.

6. Saber trabajar bajo presión

Gran cantidad de veces los empleados son obligados a trabajar con el tiempo en contra y otras trabas que dificultan su labor. Por eso, acostumbrase a manejar la presión, controlar las situaciones de estrés y mantener la calma, ayudará a salir delante de la mejor forma posible y ganar puntos en su carrera profesional.

7. Trabajar en equipo

La colaboración y la coordinación con el resto de compañeros son requisitos cada vez más importantes cuando se desempeñan tareas en grupo. La complejidad de muchos trabajos obliga a realizarlos en equipo, para lo que es necesario saber asumir responsabilidades, cumplir lo mejor posible con las exigencias y tener ciertas dotes de liderazgo.

8. Planificar

La gestión del tiempo es imprescindible para cumplir con las tareas, al menos con las más importantes, sabiendo discernir entre lo accesorio y lo urgente o prioritario. Para ello, se necesita contar con una buena capacidad de planificación, disciplina, constancia y conciencia de hasta dónde pueden llegar las capacidades para no cargar con demasiadas tareas que luego se queden en el tintero.

9. Habilidades comunicativas

El poder del lenguaje suele subestimarse en los centros de trabajo, pero la habilidad de relacionarse y mantener una comunicación fluida tanto transversal como de abajo hacia arriba es clave para el correcto desempeño en un puesto de trabajo.

10. Positivismo

El optimismo es una actitud que facilita el trabajo, ya no sólo de uno, sino del resto de compañeros. Además, diversos estudios han demostrado que mantener una actitud positiva aumenta la productividad al generar un buen ambiente de trabajo.

Vía : elconfidencial.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados