13 tipos de personalidades que puedes encontrar en las oficinas

Chismes-oficina

La empresa National Pen, encargada del estudio y comercialización de productos en el mercado estadounidense, creó una divertida infografía donde hace una reseña de los 13 tipos de personalidades que se pueden encontrar en la oficina.

Hay que considerar que cada persona representa un universo único, propio y distinto de los demás. Por ello que se debe se respetar y comprender esa individualidad de las personas para tener una vida más saludable y pacífica en el trabajo donde el ambiente puede volverse complicado ante la constante interacción.

Y aunque existen diversas formas de tratar a las personas de la manera más respetuosa y cordial -donde se pone en práctica valores fundamentales como la tolerancia o paciencia-, conocer las personalidades y formas de comportamiento comunes en la oficina, es una de las formas más inteligentes de evitar tensiones, conflictos o problemas de comunicación con los jefes, compañeros de trabajo y personas que a uno lo rodean.

Por este motivo y para darnos una idea del tipo de patrones de comportamiento que se pueden encontrar en las oficinas brindamos esta lista donde es posible que uno pueda identificarse con una de ellas.

El agresor pasivo

No hay forma de evitar darse cuenta que en una oficina que es una de las personas más cascarrabias, pero que no lo expresa en forma directa.

Y es que si algo le molesta, es común que lance indirectas como dardos venenosos y hasta mensajes vía e mail de lo que lo perturba o moletas. Por ello cuando se lea en un escritorio de una oficina “aquí se bota la basura” o “lavar la taza después de usarla”, sabrás que hay siempre un agresor pasivo q2ue romperá las reglas en algún momento.

El traidor

Es una de las personas que pretende ser tu amigo para sacar algún tipo de información importante sobre uno, pero que al menos descuido dará una estocada por la espalda.

Por eso es común observar en las oficinas el robo de una idea o el hablar mal de un empleado con el jefe que son conductas afines que siempre busca el traidor. Lo mejor es alejarse de ellas sin prestarle la atención.

El perezoso de la cocina

Este es el tipo de persona que siempre deja la comida tirada en todas partes. Son los que llevan sus almuerzos que luego de ser calentados en el microondas dejan todo el olor impregnado en la oficina por días enteros. Es quien deja sucio la mesa, el que derrama el cafe, deja los cubiertos sin lavar y un largo etcétera.

El parlanchín

Es una de las personas que no tienen consideración de sus compañeros de trabajo cuando se trata de “abrir la boca”. Son a quienes uno debe evitar en la oficina cuando se tiene mucho trabajo. Y es que una vez que el parlanchín abre la boca, uno puede considerarse perdido por buen tiempo.

El delegador

Es una de las personas fáciles de detectar en la oficina. Son los que delegan todo su trabajo a otros y siempre tienen una excusa para no hacerlo por su propia cuenta. Es como si fuera un animal acechando a su presa para el momento de encontrar a su “víctima” para que le pueda hacer su trabajo. Y si logra convencer al incauto, no debe esperarse un agradecimiento de su parte.

El trabajólico

Es un empleado cuya característica es ser agresivo, rigido, a veces metódico, rígido y en general, poco simpático. Siempre es el primero en llegar temprano a la oficina y el último en irse. Y lo peor es que le gusta este tipo de rutina. A fin de cuentas, respira, come y duerme en el trabajo.

El ruidoso

Es la persona que siempre distrae a todos en la oficina. Como si tuviera una batería que nunca se agota siempre está siendo ruido molestando la labor de sus compañeros de oficina, ya sea silbando, haciendo sonar sus nudillos o golpeando algo del escritorio. Su consigna es hacer ruido que lo satisface de sobremanera.

El “agenda”

Es el trabajador quien diseña y programa todas las cosas qué hacer en la oficina : reuniones, almuerzos, paseos, juntas de compañeros, viajes, sorteos, etc. Todo es obra de él por lo que se atribuye a veces prerrogativas de jefe. Y no es de extrañar que los 365 días del año esté formando parte de alguna reunión de cualquier tipo.

El chismoso

Es la persona que sabe todos los escándalos de la oficina, sean ciertas o no. Se pasa todo el día averiguando el último chisme, quien fue despedido, la última ruptura amorosa o contando que compañero gana más en el trabajo.

El “nuevo” ambicioso

Es aquel empleado que llegó a al trabajo para hacer su práctica o como reemplazo y es quien se “pega como chicle” de quién encuentre oportuno para poder quedar bien en la oficina o para aprender todo lo que se pueda y sobresalir. Si bien la principio son simpáticos, después son como una piedra molestosa en el zapato.

El eterno empleado

Generalmente es el trabajador más antiguo de la oficina. Ni el jefe sabe cómo apareció, pero es el que sabe más que todos juntos en la oficina. Por eso tiene cierta tendencia de quejarse de sus compañeros de labores por el tipo de trabajo que hacen.

El Spammer

Si abres el correo electrónico y tienes una gran cantidad de invitaciones sin importancia entre otros detalles, es que en la oficina hay un spammer. Es la persona que diariamente sobrecarga de correos sin trascendencia alguna en la oficina..

El sin censura

Esta persona cuenta con una lista casi interminable de temas para hablar pero nunca sabe cuáles son los más apropiados o no para hacerlo. Desde problemas familiares hasta su caída en el baño, el “sin censura” no tiene reparos en contar sus más íntimos secretos, incluso si es su primer día en la oficina.

Y según tu experiencia profesional ¿has tenido que lidiar en la oficina con algún tipo de personalidad de la lista expuesta?¿cómo lo resolviste?

Vía: merca20
Foto:tiemposdraconicos

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion