3 consejos si estás a punto de trabajar en el negocio familiar

Llegó en el momento menos esperado por ti. Es un fin de semana como cualquier otro y estás a punto de irte a la playa, cuando tu padre se te acerca y te dice: “No hagas planes para hoy, me vas a acompañar al negocio”. Fin de la historia. Éste será tu primer día en el negocio familiar. Y tú sabes poco o nada sobre él. Si ésta es tu situación, toma en cuenta estos tips para que saques lo mejor de tu experiencia en el negocio de papá:

  1. Sé receptivo

No vayas a pasar las horas en la empresa familiar. Posiblemente serás el más joven y el más inexperto del negocio, y eso es bueno porque te da la oportunidad de conocer cosas que ni la universidad ni el instituto te enseñarán.

No llegues con el discurso de “Yo no hago eso, soy el hijo del dueño”. Asume el reto de ensuciarte las manos y la ropa desde el primer día. Considérate un trabajador más, y adquirirás el respeto de tu familia y de los empleados del negocio.

  1. Entrega valor

Sin embargo, no te puede quedar en la fase de aprendizaje eternamente. Debe existir algo en lo que te destaques. Si eres bueno con los números, podrías ayudar a tu padre al sacar cuentas. Si lo tuyo es la creatividad, podrías elaborar el logo de la empresa, los folletos, volantes, afiches o tapizado del negocio. Que ese talento no se quede en tu mente, demuéstralo en cosas tangibles.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Hay muchos jóvenes que empezaron laborando en el negocio familiar y fue ahí donde encontraron su propósito de vida. Hay quienes eligieron estudiar gastronomía (trabajaban en el restaurante de su padre o tío), contabilidad (ya conocían sobre los ingresos y egresos de una empresa) o administración (descubrieron que lo suyo era gerenciar). Más que el dinero, la experiencia ganada es lo que cuenta aquí.

  1. Apuesta por la innovación

Ya que eres el más joven del negocio, seguramente tendrás muchas ideas novedosas para él. Desde la aplicación de nuevas tecnologías, diseños o modelos de administración, las oportunidades de plasmar tus ideas son infinitas. Sin embargo, hay que actuar con cautela. ¿Por qué? Porque esas innovaciones que tú propones pueden afectar directa o indirectamente el desempeño de los actuales empleados. Y no se trata de imponer tu idea a la fuerza, lo que se busca es que tanto los colaboradores como la empresa salgan ganando con los nuevos cambios.

Apostar por cambios en la empresa le demostrará tus padres, tíos, abuelos o quien regenta el negocio, que estás capacitado para llevar sobre tu espalda el peso de una organización. Poco a poco, tu familia te irá dando nuevas responsabilidades ya que tú mismo invitas a que te lo otorguen gracias a tus aportes al negocio.

¿Trabajas en el negocio de tus padres? ¿Has seguido alguna de estas recomendaciones? ¿Cómo calificarías tu experiencia?

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario