3 preguntas que debes hacerte antes de dejar tu trabajo

En muchas ocasiones, en realidad lo que te tiene molesto no es el trabajo sino otros sectores de tu vida que inciden directamente en tu desempeño laboral.

renunciar_a_un_trabajo

Puedes ser tu caso:  conseguiste el trabajo de tus sueños; desde tu casa en menos de 20 minutos, tus compañeros de trabajo son afables, respetuosos y participativos; tu jefe es paciente y alienta tus esfuerzos y tus ideas, e incluso, pero, ¿aún así no te sientes feliz?

La verdad es que en realidad, no sabes por qué. Desde el primer día deseas irte, pero ¿cómo podrías abandonar el trabajo perfecto para ti?. En muchas ocasiones, en realidad lo que te tiene molesto no es el trabajo sino otros sectores de tu vida que inciden directamente en tu desempeño laboral y en tu satisfacción con respecto a éste

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Si estás a punto d erenunciar al empleo o intentar hacer que funcione, debes hacerte las siguientes tres preguntas:

1. ¿Sueño con estar en otro lugar?

¿A veces te sorprendes a ti mismo pensando en esas vacaciones a las que en realidad no puedes ir? De acuerdo con los expertos laborales, es bueno fantasear como una distracción, pero estas fantasías también pueden ser un indicador de que en realidad no estás muy comprometido con la labor.

Hay que leer artículos en Internet o consultar cada cierto tiempo tu timeline Facebook es una manera de reducir la capacidad de concentración, no necesariamente significa que el trabajo no se acomode a las necesidades. Así que en lugar de pensar en dejar el trabajo, se debe mejorar la concentración y habilidades en general.

Te puede interesar: 4 motivos para renunciar si no quieres estancarte profesionalmente

2. ¿Qué le hace falta a mi trabajo para hacerme feliz?

Una recomendación es hacer una lista de las cosas que cambiarías en el empleo para que éste sea satisfactorio para uno. Existen muchas razones por las que se puede sentir que tal vez no sea el empleo adecuado para, como el que la carga de trabajo sea demasiado pesada o que el equipo de trabajo no pueda trabajar en conjunto. Si crees que debe cambiar algo en la empresa en la que trabajas, hay que decirlo al jefe para que ambos encuentren una solución.

3. ¿Estoy preocupado por el dinero?

No saber cuándo llegará la próxima paga puede ocasionar mucha ansiedad y miedo. Si lo único que ofrece el trabajo es la capacidad de saldar las cuentas, tal vez se deba considerar otras oportunidades.

La preocupación por perder el trabajo si uno se encuentra en una situación financiera difícil puede ocasionar que no se cumpla con la labor. Esta caída en el rendimiento puede hacer que uno se preocupe aún más y se comience a detestar el  empleo. Si se sufre una situación similar, entonces es hora de ponerse manos a la obra para arreglar las finanzas. Si es que logras asegurarte financieramente y aún así te sientes insatisfecho, es hora de renunicar al empleo.

Vía: eleconomista.com.mx

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL