5 comportamientos que evitar cuando eres el nuevo en la empresa

Contemporary business people working in team in the office

¡Felicitaciones, obtuviste el empleo! Si piensas que lo más difícil ya pasó, te equivocas. Las primeras semanas en tu nuevo trabajo van a ser decisivas y determinarán si tu futuro en la empresa será bueno o no tan bueno. No tiene nada que ver con tus capacidades técnicas sino más bien con tu comportamiento y tu manera de integrarte a tu nuevo ambiente de trabajo. Aquí te brindo una lista de 5 comportamientos que tendrás que evitar a toda costa.

1. Ignorar la cultura de la empresa

Si algunos aspectos de la cultura de la empresa saltan a la vista, otros son más difíciles de detectar. Para detectarlos, lo mejor es llegar un poco más temprano a la oficina y quedarse un poco más tarde en las primeras semanas. Así podrás observar los comportamientos de tus colegas y las costumbres en el seno de la empresa. Estos momentos son, también, propicios a las confidencias y conversaciones informales durante las cuales recibirás preciosos consejos que te ayudarán a entender lo que se hace y lo que no se hace en la empresa.

2. Ser arrogante

A pesar de las competencias que posees, las cuales te permitieron tener el empleo, existe otra cualidad muy valiosa que posees (y que no durará mucho tiempo): se trata de que tienes una “mirada nueva” sobre la empresa que acabas de integrar. Tu jefe lo sabe y cuenta contigo para que le hagas observaciones y le des ideas de cómo mejorar la empresa. Esto no significa que debes decir todo lo que pienses. Aprovecha cómo usar este privilegio con inteligencia, dicho de otro modo, sin arrogancia. Puede que la empresa de dónde vienes tenga mucho éxito, pero no debes halagarla demasiado, más bien expón soluciones constructivas para tu nueva empresa con modestia.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


3. Ser invisible

No dejes que tu timidez impida el desarrollo de tus relaciones en la oficina. No esperes a que te soliciten para recién entrar en contacto con tus nuevos colegas, hazte visible lo más pronto posible y muestra que tienes ganas de integrarte pero sin imponerte.

4. Estar confundido

Es difícil producir un trabajo de calidad cuando no sabes exactamente lo que esperan de ti. No dudes en pedir a tu responsable que te explique lo que no entendiste bien. Pide de nuevo que te aclaren las cosas: ¿ cuáles son tus responsabilidades?, ¿cómo tus resultados estarán calculados?, etc. Más vale pedir a tu responsable que te repita las cosas al principio que al final. Así demostrarás que eres una persona de acción y no pasiva.

5. Rehusarte a admitir tus errores

Es normal, todos cometemos errores y los neófitos aún más. El único error al no cometer es el que consiste en creer que si escondes tus errores, nadie se dará cuenta. Mejor vale enfocarte en tu sentido de la responsabilidad, tus capacidades a aprender, corregirte y seguir adelante.

Estos son unos consejos para que tengas una vida más armoniosa en tu centro de labores. ¿Tienes algún otro consejo?

Vía: coaching.monster.fr

 

 

Artículos Relacionados

comments