5 malos síntomas en tu empleo que indican que debes decir …. ¡Adiós!

¿Renunciar a tu trabajo para encontrar un puesto mejor remunerado? Definitivamente. ¿Renunciar a tu trabajo para tomar una gran oportunidad? Absolutamente. Pero hay muchas más razones para dejar el trabajo y todas tienen algo en común.

renunciar-al-empleo

Llega un momento en la vida que tenemos que dar el siguiente paso en búsqueda de nuevos horizontes. por lo general, esto sucede porque deseamos buscar retos diferentes en otros entornos, ya sea por motivos de salario, de desarrollo profesional o simplemente, para cambiar de rutina laboral.

Sin embargo, hay ocasiones en las que nos vemos forzamos a cambiar de empleo no por una necesidad propia, sino porque la empresa para la que trabajamos ya no ofrece las condiciones adecuadas para nuestro desarrollo profesional.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Entonces,¿Cómo darse cuenta que es momento de abandonar el barco antes de que éste se hunda? Echa un vistazo a estos 5 síntomas de las empresas que están al borde del colapso:

1. Contratan a cualquiera

Si se observa a  que los nuevos empleados conocen poco o nada de su trabajo o, peor aún, los compañeros duran no más de 6 meses es porque algo grave está ocurriendo dentro de la organización. Es tan fácil salir como entrar porque la empresa ya ni se preocupa de contratar al mejor talento, sino tan solo tener a alguien a la mano para ocupar los puestos que queden vacantes.

2. Su estacionamiento siempre está repleto

Según la revista Fortune, el hecho que el estacionamiento de la empresa para la que se trabaja siempre pare repleta es un muy mal signo. Si bien para algunos, puede verse como algo positivo pues indicaría que hay muchas personas laborando en la organización. Para Fortune este hecho deja en claro que a la empresa le importa muy poco el bienestar de sus colaboradores.

Te puede interesar: 4 motivos para renunciar si no quieres estancarte profesionalmente

3. Te descuentan por cualquier tontería

Cuando una empresa anda mal económicamente, los que comienzan pagando las consecuencias son los empleados. Ahí es cuando vienen los peligrosos “descuentos” demuestran que algo no anda bien en la empresa.

4. La reputación se ha ido a pique

Si la empresa se ha hecho conocida en los medios no por sus buenas acciones, sino por factores negativos, hay que tener la seguridad que las cosas no irán mejor con el tiempo, sino todo lo contrario, será peor. Si se comienza a darse cuenta que da vergüenza decir el lugar de empleo a los colegas, amigos o familiares, es porque inconscientemente ya se sabe que es el momento de dejar dicho entorno tóxico.

5. Prometen más de lo que cumplen

Si los jefes o supervisores de la empresa para la cual se trabaja comienzan a prometer incrementos de sueldo, promociones laborales, bonos por productividad, vacaciones más largas, etc., pero no se conoce a ningún beneficiario real de tales anuncios, es porque han empezado con la política de “guardar el polvo bajo la alfombra”. Esto es una costumbre comú: cuando las empresas van mal, sus cabezas suelen lanzar anuncios llamativos a sus colaboradores para que no se percaten de lo que viene ocurriendo detrás de bambalinas.

Vía: lifehack.org

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments